1 de julio de 2015

Beata ASUNTA MARCHETTI. (1871 - 1948).

(Asunción Marchetti. It.: Assunta Marchetti).
Elevada al Cielo.

Martirologio Romano: En San Pablo, Brasil, beata Asunta Marchetti, virgen y cofundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo -Scalabrinianas-.

Nació en Lombrici de Camaiore, provincia de Lucca, Toscana, Italia, en el seno de una familia de molineros. Parece que en los estudios, no pasó de la primaria. Era un mujer de constitución física robusta y saludable. Por ello llevaba adelante todas las tareas de la casa y de la familia, y algunas veces sustituía a los varones en las tareas del molino. Pronto se le despertó la vocación religiosa, pero tuvo que retrasar su entrada en el Carmelo, para atender a su madre enferma. En 1892, tuvo la alegría de asistir a la ordenación de su hermano José,  pero, en este mismo año murió su padre. Un motivo más para posponer su ingreso en el Carmelo de Camaiore.
El corazón y la mente de Asunta Marchetti estaban totalmente orientados a la vida de clausura, aspiraba profundamente una vida de escondimiento, silencio, oración y trabajo. Un día, el P. Marchetti, su hermano, llegó a la casa cuando volvía del según viaje a Brasil. Allí había fundado un orfanato para niños italianos huérfanos y donde se les brindaría una educación integral. Le dijo que 250 niños esperaban por cuidados de todos los tipos: físico, espiritual, cultural, psicológico, social y profesional. Pero ella no quería porque ello le impediría enclaustrarse, su hermano P. Marchetti le pidió que fuera preguntar al Sagrado Corazón de Jesús qué pensaba al respeto.
Asunta comprendió que Dios le pedía cambiar su proyecto personal para abrazar la misión. Jamás volvió, o deseo volver atrás. Fue misionera a tiempo pleno de los últimos en la migración. Con sus compañeras Carolina Guillarduci (su madre), Maria Franceschini y Angela Larini (vocacionadas de P. Marchetti en Compignano), se fue a Brasil pasando por Piacenza para recibir el envío y el Crucifijo de las manos del beato Juan Bautista Scalabrini, fundador de la Pía Sociedad para los emigrantes a la cual pertenecía P. Marchetti, el día 25 de octubre de 1895, por ello este día se celebra la fundación de la Congregación de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo – Scalabrinianas, que se llamó en la época «Siervas de los Huérfanos y Abandonados en el Exterior». Fue el único día en que estuvieron reunidos el fundador Beato Monseñor Juan Bautista Scalabrini y los dos co-fundadores Siervo de Dios Padre José Marchetti y beata Madre Asunta Marchetti. Al año siguiente, 14 de diciembre de 1896, P. Marchetti, agotado por las fatigas apostólicas entrega su alma al Señor. La superiora de la pequeña comunidad, Carolina Guillarduci, no soportando la altísima presión que sobre ella cayera con la muerte del hijo, abandonó la comunidad y regresó a Italia. Asunta siguió con su misión, ahora mucho más exigente y sufrida por la muerte de su hermano y la marcha de su madre. Sus dos compañeras murieron en 1899 y la otra en 1901, a causa de las carencias sufridas.
En 1900, junto con sus compañeras, escribió al P. Scalabrini pidiendo protección, pues las hermanas que él había mandado para ayudarlas querían cambiar todo: nombre, misión, hábito. Sin una respuesta directa tuvo que callarse y obedecer durante siete años. Hubo una división dentro de la fundación, y ella organizó otro noviciado por orden del obispo del lugar. Luego en 1912 Madre Asunta y sus compañeras hicieron los votos perpetuos y ella fue nombrada, por el ordinario del lugar, Superiora General de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo – Scalabrinianas. En 1927 una vez más, el instituto sufrió otro cisma, esta vez con las Clementinas que querían cambiar nombre, misión y hábito. Hubo intervención de la Santa Sede. Una vez más Madre Asunta tuvo que cojer el timón de la Congregación. Fue elegida Superiora General.
En 1934 escribió con el auxilio de un escribano, «Brevi Cenni» que narra el camino recorrido por las Hermanas MSCS hasta aquel año. En 1948, el 1 de julio, en paz consigo y con todos descansa para siempre en el Señor luego de comulgar en las horas de la mañana. La Congregación estaba segura y consolidada. En este mismo año sus constituciones fueron aprobadas y pasó a ser de derecho pontificio. Fue beatificada por SS Francisco el 25 de octubre de 2014.