29 de mayo de 2015

San SENADOR DE MILÁN. M. 480.

(Senator. it.: Senatore di Milano).
Miembro de la asamblea de ancianos.

Martirologio RomanoEn Milán, san Senador, obispo, a quien el papa san León Magno había enviado como legado a Constantinopla cuando era aún presbítero.

La mayoría de los datos que tenemos sobre la vida de san Senador de Milán o de Settala, nos han llegado de mano del obispo de Pavía, san Enodio que en sus escritos lo describe como “hombre de gran elocuencia y sagacidad”. 
Senador fue un presbítero milanés, cuya carrera eclesiástica estuvo ligada al que será su verdadero director espiritual, san Abundio, obispo de Como, al que acompañará en la mayoría de sus peregrinaciones: en el 450 fue enviado por san León Magno como legado pontificio a Constantinopla para notificar al patriarca constantinopolitano y al emperador la condena del Papa de la herejía  eutiquiana.
De regreso de la capital imperial, siempre junto a san Abundio, fue encargado de entregar al arzobispo milanés, san Eusebio, una misiva del papa León. En el 451, todavía junto al obispo de Como, asistió a un sínodo en Milán en el que participaron los 16 obispos de todo el norte de Itala, y donde tuvo que informar sobre el viaje a Oriente. 
Fue nombrado arzobispo de Milán. Gobernó tres años dicha diócesis y se preocupó de forma especial del cuidado espiritual y material de la diócesis. Se le atribuye la construcción de la iglesia milanesa de Sant’Eufemia, donde se celebró el IV Concilio Ecuménico en el que se condenó la herejía eutiquiana. Murió probablemente el año 480. La iglesia de Santa Eufemia, guarda sus reliquias.