17 de febrero de 2015

San CONSTABLE DE CAVA. (c.1070 - 1124).


Bien instalado

Martirologio Romano: En el monasterio de Cava dei Tirreni, en la Campania, san Constable, abad, que por su eximia mansedumbre y caridad hacia todos mereció ser llamado justamente «protector de los hermanos».

Nació en Tresino en Lucania (hoy Basilicata) de la noble familia Gentilcore; cuando tenía siete años le fue confiado al abad de Cava (Salerno) san León I, convirtiéndose luego en monje en la misma abadía. Demostró una perseverancia encomiable en la Regla benedictina en su vida monástica, tal, que fue considerado un ejemplo para sus cofrades y encargado por el abad de importantes negociaciones para la abadía.
El 10 de enero de 1118, con el pleno consentimiento de los monjes, el beato abad Pedro Pappacarbone lo nombró su adjutor en el gobierno de la abadía que había crecido notablemente, sucediéndole como abad el 4 de marzo de 1122. Su obra la ejercitó con amabilidad, comprensión a cada uno de los monjes y a sus individuales problemas, sin abusar de su autoridad. Construyó la ciudad de Castellabate de donde es su principal patrón.
Murió a los 53 solos años y fue enterrado en la parte de la iglesia colindante a la gruta “Arsicia” usada por san Alferio. Después de su muerte apareció varias veces a los abades sucesores, viniendo a ellos para ayudarlos en las contingencias, se habla de sus intervenciones prodigiosas por la salvación de los botes que pertenecían a la abadía, al punto que durante la Edad Media fue nombrado el protector de los marineros de la abadía. Su culto fue confirmado por León XIII el 21 de diciembre de 1893.