17 de febrero de 2015

Beato LUCAS BELLUDI. (1200 - 1285/6).

Lugar en el bosque. Luz.

Martirologio Romano: En Padua, en la región de Venecia, beato Lucas Belludi, presbítero de la Orden de los Menores, discípulo y compañero de san Antonio.

Lucas nació en Padua (Italia), de la noble y muy rica familia de los Belludi. Los datos que tenemos de su vida, y en particular de su juventud, son más bien escasos. Con toda probabilidad estudió en la Universidad de Padua, como lo prueba su gran cultura, y el año 1220 se encontró con san Francisco de Asís que, a su regreso de Oriente, había desembarcado en Venecia y, de camino hacia su tierra, pasó por Padua. En Santa María de La Cella o Arcella, cerca de la ciudad, el santo fundó un monasterio de clarisas, en el que recibió a la beata Elena Enselmini, y junto al mismo un pequeño hospicio para los frailes que las atendían; en él recibió Lucas el hábito de manos de Francisco. Parece que fue el mismo san Francisco quien orientó a Lucas al sacerdocio, habida cuenta de su formación y sus virtudes.
En la humilde residencia de la Arcella pasó el ya sacerdote Lucas años de oración y penitencia, a la vez que comenzaba a perfilar sus sermones. El año 1227, san Antonio de Padua, que había estado predicando en el sur de Francia, regresó a Italia y fue elegido Ministro provincial del norte de Italia. Por entonces, tal vez en el mismo año, Antonio se encontró con Lucas, y éste sería en adelante el discípulo y compañero inseparable del santo, en sus correrías apostólicas y en la redacción de sus "Sermones". Tan estrecha fue la relación entre el santo y nuestro beato, que a éste se le llama también "Lucas de San Antonio".
En la vida del beato Lucas se suele destacar sobre todo el haber sido compañero y colaborador de san Antonio; pero, además, fue un hombre de gran talento y profunda espiritualidad, un verdadero sabio, famoso predicador, de vida sencilla y sana doctrina. Fue elegido Ministro provincial varias veces. Después de la muerte de san Antonio, el beato Lucas fue uno de los editores de sus "Sermones"; por otra parte, Lucas es también autor de sus propios "Sermones Dominicales" y otros, que se conservan inéditos en la Biblioteca Antoniana de Padua.
Murió en el hospicio de la Arcella (Padua). Su cuerpo fue depositado, en la Basílica de San Antonio, en el mismo sepulcro en que estuvo sepultado al principio el santo, su amigo y maestro. En 1971 los restos del beato fueron trasladados a otra tumba dentro de la misma Basílica, donde reposan en la actualidad. Aprobó su culto SS. Pío XI el 18 de mayo de 1927.