4 de enero de 2015

San TEOCTISTO DE CACCAMO. M. c. 467.


Parece que era natural de la ciudad palermitana de Caccamo y pertenecía a una de las muchísimas familias italo-grecas que habitaban la zona, y que se sintió atraído por la vida ascética de los monjes basilianos que vivían en sus alrededores por la predicación de san Calógero. 
Vivió en el monasterio de San Nicolás de Nemore (hoy San Nicoló del Bosco) y por su vida de santidad fue elegido abad de dicho monasterio, en el que vivió toda su vida. La tradición afirma que fue sepultado en el mismo monasterio.
Su vida aparece reflejada en varios textos de la iglesia palermitana como en la “Vitae Sanctorum Sicolorum”del jesuita Ottavio Caietano. En los Menologios y Sinaxarios litúrgicos bizantinos su celebración litúrgica principalmente se recuerda el 4 de enero. Fue inscrito en el Calendario Palermitano en 1737, por la Bula de Gregorio XIII del 30 de diciembre de 1573, que fue concedida a las iglesias de España y a las tierras sometidas al Rey Católico “para poder celebrar con oficio propio los santos descritos en el Calendario, y que fueran naturales de la diócesis o patronos de la Iglesia o de la diócesis y sus cuerpos o notables reliquias se veneraran en aquella Iglesia o Diócesis”. Su nombre aparece en el Calendario de las iglesias de Sicilia hasta que en la edición de 1976, en el que su nombre toma mayor relevancia, porque por normativa de la Instrucción “Calendaria particularia”los santos se pueden celebrar en los distintos lugares con grado propio, y san Teoctisto, abad basiliano, tiene grado litúrgico de Memoria Obligatoria en la ciudad de Caccamo, por ejercer su patronazgo sobre la ciudad.