4 de enero de 2015

Santa DAFROSA DE ROMA. M. 362.


(Affrosa).
Prudente.

Según la pseudo-actas de santa Bibiana, Dafrosa era su madre, y fue martirizada durante la persecución de Juliano el Apóstata; pero todo esto es una leyenda. La tradición dice nació en Hispalis (Sevilla, España) y emigró a Roma. Era mujer de san Flaviano y madre de Bibiana y santa Demetria.  
Por ser la esposa de un mártir cristiano, al negarse ella a apostatar, fue desterrada. A su regreso el prefecto Aproniano la encarceló porque seguía firme en su negativa de no sacrificar a los dioses y casi enferma de hambre. Murió mártir el 4 de enero del 362, después de enterrar los restos del sacerdote que la bautizó. El cual había sido martirizado en la calle y comido por los perros. Fue la desobediencia al emperador de dejar los restos del sacerdote en la calle lo que hizo que fuera martirizada también ella después de dar santa sepultura a los restos del presbítero, cuando era emperador Juliano el Apostata.
Este relato fue recogido por el historiador hagiógrafo hispalense Antonio Quintana quien a su vez los retomó de Pedro Julián. 
No fue precisamente el tiempo de Juliano uno de los que se caracterizaron por violenta persecución. El Apóstata sólo estuvo preocupado por la restauración en el Imperio del paganismo como religión oficial, al tiempo que mejoraba la administración e impulsaba la economía. Juliano no quiso mártires, sólo paganos. Pero, bien fuera por adulación, bien por odio a la fe, dicen que el prefecto Aproniano llevó esta familia a la muerte porque eran seguidores cabales del judío Cristo, el Señor.