21 de enero de 2015

Beato FRANCISCO BANG. M. 1799.


Nació en Chungcheong (Corea del Sur) y era un oficial del ejército. Cuando supo que una nueva doctrina, la cristiana, era proclamada en su ciudad natal, se adhirió a ella rápidamente. Normalmente, junto con los beatos Pedro Jeong San-pil, Lorenzo Pak Chwi-deuk y Jacobo Won Si-bo, se reunía para orar y estudiar el catecismo.
Entre los católicos del lugar era uno de los más destacados. Cuando oía el relato de los mártires, lloraba, y manifestaba su deseo de compartir su misma suerte. 
En el 1798, durante la persecución Jeongsa, Francisco fue detenido en  Hongju. Durante seis meses sufrió numerosos tormentos, y al final fue condenado a muerte junto a dos católicos más. Durante la última comida, que se ofrecía tradicionalmente a los condenados a muerte, sus dos dos compañeros sollozaban, pero Francisco tenía el rostro radiante de gozo. Agradeció a Cristo y a María, por obtener la gracia del martirio, y dijo a sus compañeros que el martirio era una gracia divina y que su tristeza era una tentación diabólica... “¿Si perdéis perdéis esta oportunidad tan buena de ir al Paraíso, pensáis que podéis esperar otra?”. Gracias a su consejo, los otros dos se llenaron de coraje. Los tres afrontaron el martirio en Hongju.
Francisco fue beatificado por el papa Francisco en Corea, el 16 de agosto de 2014, junto al grupo comandado por el beato Pablo Yun Ji-chung.