4 de enero de 2015

Beato EUQUERIO LLANILLO GARCÍA. (1914-1937).


Martirologio Romano: En Madrid, España, beato Euquerio Llanillo García, religioso de los Hermanos Maristas, mártir de la persecución religiosa en época de la Guerra Civil.

Nació en Solanas de Valdelucio (Burgos, España); su padre era maestro. En 1924, Euquerio ingresó en el seminario marista de Arceniega (Álava); pasó al noviciado de Las Avellanas (Lérida), en 1924. Allí vistió el hábito marista conservando en  religión  el  nombre recibido en el bautismo. El 8 de septiembre de 1935 hizo la profesión perpetua en Las Avellanas.
Terminado el noviciado, continuó en las Avellanas realizando estudios de magisterio. En agosto de 1931, fue destinado a Madrid, al colegio marista de la calle Cisne, n.º 3, donde permaneció hasta el 26 de julio de 1936, día en el que el colegio sufrió el primer registro y fue expulsada la comunidad. 
Su personalidad ejercía un fuerte atractivo sobre sus alumnos y sobre las personas con las que se relacionaba. No le gustaba imponerse a nadie ni era excesivamente audaz, pero influía en los demás desde su delicadeza en el obrar y con la gran alegría que lo desbordaba. Acompañaba todo esto con una especie de dulzura que atraía a la gente. 
Se refugió en la Fonda Algorta de Madrid, en la que fue apresado el 30 de agosto. Trasladado al colegio de los escolapios de la calle General Porlier, convertido en cárcel, sufrió interrogatorios, fríos, humedades y malos tratos, lo que hizo que enfermara. Por Navidad se agravó; perdía el conocimiento y deliraba. Su hermano José, preso con él, lo cuenta así: “Faltos de toda asistencia humana, pero no divina, pudimos afrontar tanta hostilidad, como buenos religiosos. Empecé una novena a Marcelino Champagnat, pidiendo su curación y, al noveno día, el 4 de enero de 1937, murió mi hermano. En estos días tuvo intervalos en los que parecía reconocerme y me llamaba por mi nombre. Otras veces, se le oía  rezar con gran devoción el avemaría: ponía  énfasis en el santa María”. Fue beatificado por el Papa Francisco el 13 de octubre de 2013.