17 de diciembre de 2014

San STURMO DE FULDA. M. 779.


Martirologio Romano: En el monasterio de Fulda, en Austrasia, san Sturmo, abad, discípulo de san Bonifacio, que evangelizó la Sajonia y, por mandato del maestro, edificó este célebre monasterio, que gobernó como primer abad.

Fue el primer alemán que se hizo monje. Desde niño fue confiado a san Bonifacio de Maguncia y educado por san Wigberto en la abadía de Fritzlar. Después de ordenarse sacerdote fue enviado a evangelizar a los sajones. Siguiendo las órdenes de san Bonifacio, de quién era el discípulo favorito, mandó la expedición que debía buscar el lugar donde debía construirse el mayor monasterio de Alemania, y eligió Fulda, que se construyó en el 744. Después fue enviado a Montecasino para que aprendiera la verdadera observancia benedictina, y a su regreso, fue nombrado abad de Fulda; lo primero que hizo fue abrir la célebre escuela. Fue muy querido por sus monjes. Está considerado, después de Bonifacio, el gran apóstol de Alemania. 
El nombre de san Sturmo, a quien se llama «Apóstol de los sajones», fue llamado «santo» por el papa Inocencio II en 1139, en el Concilio de Letrán II, aunque por época no puede hablarse aun de «canonización formal», sino que el procedimiento de canonización recién está empezando. A lo que sabemos, san Sturmo fue el primer alemán que ingresó en la orden de san Benito.