17 de diciembre de 2014

San CRISTÓBAL DE COLLESANO. s. X.


Martirologio Romano: En el monte Mercurio, de la Lucania, san Cristóbal de Collesano, monje, que, junto con toda su familia, trabajó para extender la vida monástica.

Nació en Collesano (Sicilia). Contrajo matrimonio con Call y tuvo familia; fue padre de santos Sabas y Macario, dos de los ascetas principales italo-griegos de aquel tiempo. 
Después de una vida religiosa muy intensa, se sintió llamado  un ascetismo más acentuado, en la cual fue iniciado por el santo egúmeno Nicéforo en el floreciente monasterio de San Felipe de Agira. Con el permiso de su superior, se retiró para llevar vida eremítica junto a la iglesia de San Miguel de Ctisma, a la que se unieron sus hijos, mientras la esposa hacía otro tanto en la línea femenina. 
Hacia el 941, a causa de una carestía que se abatió sobre Sicilia, fue obligado junto con su familia y otros ciudadanos de Collesano a trasladarse a Calabria. Después de varias peregrinaciones se estableció en el monte Mercurio, donde construyó una iglesia con un monasterio adjunto, que fue centro de vida cenobítica. Después de confiar la dirección del monasterio a su hijo san Sabas, realizó una peregrinación a la tumba de los Apóstoles a Roma, que era un rito para todos los ascetas italo-griegos de aquellos tiempos. A su regreso por el aumento considerable de discípulos levantó otro cenobio en el territorio de Laino y fundó la iglesia de San Esteban.
Aquí reprendió severamente a una osa que devastaba las legumbres de los monjes, la osa no volvió. Cuando se acercaron sus últimos momentos fue asistido por su familia y por los monjes mercurienses.