4 de diciembre de 2014

Beato GUIDO DE SELVENA. (1200-1287/8).


Nació en Selvena (Grosseto, Italia). Ingresó en los franciscanos y vivió una vida de mortificación, de renuncia, de abnegación, de hambre, por el amor a todas las criaturas, del prójimo y sobre todo de Dios y obrando milagros. Según las crónicas y tradiciones escritas existentes en distintos conventos, se dice que cuando todavía era novicio “mereció hablar dulcemente con Cristo”. 
Parce que después de pasar una temporada en Siena, fue llevado, junto a otros jóvenes, ante la presencia del beato Pettinaio, para que todos escucharan sus palabras sobre cosas espirituales y entonces narró como se desarrollaron sus primeros coloquios con el Niño Jesús. 
Por su gran devoción por Dios, se relata, que cuando ya era anciano y enfermo, Dios le envió un gato que todos los días cazaba en el bosque un pajarillo, de esta forma fray Francisco de Montalcino, lo cocinaba y se lo daba a comer a su compañero. En aquella época era su única comida. El mismo día en el que nuestro beato murió, también lo hizo el gato que expiró a sus pies. Murió en el convento del Colombaio (Seggiano).
La fecha de su muerte no es segura, se puede establecer el 21 de abril de 1287 o del 1288. Las gentes de Selvena, aunque no hay tradición litúrgica sobre el beato Guido, lo respeta y mantiene cierta veneración ante su posible tumba en la iglesia de San Bernardino del Colombaio. Los mineros que antaño existían en la zona le adjudicaban el hecho de no morir en la mina. Se festeja en el Calendario Franciscano