9 de agosto de 2015

Beatos RUBEN DE JESÚS LÓPEZ AGUILAR y 6 compañeros. M. 1936.


Martirologio Romano: En Barcelona, igualmente en España, beatos Rubén de Jesús López Aguilar y sus seis compañeros, religiosos de la Orden de San Juan de Dios y mártires, que, en la misma persecución, sufrieron la muerte por odio a la vida religiosa y así pasaron a presencia del Señor

Sus nombres: Beatos Arturo (Luis) Ayala Niño, Juan Bautista (José) Velázquez Peláez, Eugenio (Alfonso Antonio) Ramírez Salazar, Esteban (Gabriel) Maya Gutiérrez, Melquíades (Raimundo) Ramírez Zuluaga y Gaspar (Luis Modesto) Páez Perdomo.
Cuando en 1920 la Orden de San Juan de Dios se estableció en Colombia, muchos jóvenes se acercaron y una parte de ellos fue enviada a España para completar su formación religiosa y su experiencia hospitalaria. En 1936, cuando estalla la Guerra Civil, en la Comunidad de Ciempozuelos (Madrid) se encontraban siete hermanos de Colombia. Ante la alarmante situación, los superiores decidieron repatriarlos, y tomaron contacto con la embajada de Colombia en Madrid, para que resolviera las cuestiones burocráticas.
Con un brazalete que decía que eran colombianos, fueron acompañados por un dependiente de la embajada en un tren de Madrid a Barcelona, donde debían tomar un barco para Colombia. En Barcelona los esperaba el cónsul colombiano, pero los milicianos los apresaron antes y los condujeron a la prisión de la calle Balmes. Al cónsul le fue prometido que los vería al día siguiente. Pero esa mañana temprano, el 9 de agosto, fueron fusilados. Sus restos fueron enterrados en el cementerio de Montjuich, en la fosa Agrupación San Jaime 9-11. 

Rubén de Jesús nació en Concepción (Antioquia, Colombia) en 1908. Ingresó como Hermano Hospitalario en 1930. Se distinguió pr su espíitu de oración, obediencia y amor por los enfermos, a quienes servía con generosidad. Durante la guerra del Chaco entre Colombia y Perú, en 1933, trabajó como hospitalario en Pasto, en el Hospital de la Orden convertido en militar la la asistencia de los soldados heridos. Pertenecía a la comunidad de Ciempozuelos y anhelaba morir mártir. 

Arturo Ayala nació en Paipa (Boyacá. Colombia) en 1909. Ingresó en la Orden Hospitalaria en 1928. En 1930 fue trasladado a España y formó parte de las comunidades de Ciempozuelos y Málaga, distinguiéndose siempre por su responsabilidad en la enfermería, por su caridad y vida de piedad. Rehuía la crítica negativa y la murmuración. En 1934 fue destinado a la carrera sacerdotal, pero el martirio le truncó sus esperanzas. 

Juan Bautista Velázquez natural de Jardín (Antioquia, Colombia), nació en 1909. Estudió la carrera de Magisterio y ejerció su profesión hasta que, sintiendo la vocación hospitalaria, ingresó en la Orden Hospitalaria en 1932. En 1934 fue destinado a España y formó parte de las comunidades de Córdoba, Granada y Ciempozuelos, a la que pertenecía cuando le sobrevino el martirio. Era de carácter alegre y jovial, buen religioso y espíritu hospitalario. 

Eugenio Ramírez natural de La Ceja (Antioquía, Colombia), nació en 1913. En 1932 ingresó en la Orden Hospitalaria. Fue trasladado a España en 1935, recibiendo la noticia muy contento “porque en España debe ser fácil santificarse, cuando hay tantos y tan grandes santos”. Era muy dado a la oración y a la penitencia. 

Esteban Maya natural de Pácora (Caldas, Colombia), nació en 1907. En 1932 ingresó en la Orden Hospitalaria. “Era humilde, piadoso, cumplidor y caritativo con los enfermos, llevando a cabo sus deberes religiosos con puntualidad. Sobresalía por su talento y buena preparación científica, que se unián a un gran espíritu de obediencia”. Pertenecía a la comunidad de Ciempozuelos. 

Melquiades Ramírez natural de Sonsón (Antioquía, Colombia), nació en 1909. En 1933 ingresó en la Orden Hospitalaria. En 1935 pasó a España para que terminase su formación tecnica hospitalaria y religiosa, residiendo en Ciempozuelos y distinguiéndose por su sencillez de espíritu, paciencia y entrega generosa a los enfermos. 

Gaspar Paéz natural en La Unión (Huila, Colombia), nació en 1913. En 1933 ingresó como Hermano Hospitalario. Se distinguió por su candor, sencillez y caridad fraterna, manteniendo una gran devoción Mariana. Pertenecía a la comunidad de Ciempozuelos.