24 de agosto de 2015

Beatos CESLAO JOZWIAK, EDUARDO KAZMIERSKI, FRANCISCO KESY, EDUARDO KLINIK y JAROGNIEW WOJCIECHOWSKI. M. 1942.


Martirologio Romano: En Dresde en Alemania, beatos Ceslao Jozwiak, Eduardo Kazmierski, Francisco Kesy, Eduardo Klinik y Jarogniew Wojciechowski, mártires, que, de origen polaca, fueron encarcelados en el mismo periodo, sufrieron el martirio a golpes de hacha

Ceslao nació en Lazyn, en Bydgoszcz, Polonia, en 1919, en el seno de una familia de clase media. Sus padres se trasladaron a Poznan, donde creció Ceslao. A los 10 años se inscribió en el Oratorio Salesiano, donde se destacó por sus notables cualidades y su liderazgo. Fue alumno del instituto San Juan Cancio y en el Oratorio llegó a presidente del Círculo Juvenil de la Inmaculada. Al llegar la guerra mundial, en 1939, no pudo seguir con los estudios y se colocó en un negocio de cosméticos. Fue un cristiano puro y entusiasta a quien los salesianos apreciaban en todo su valor.

Eduardo Kazmierski nació en Poznan, Polonia, en el seno de una modesta familia en 1919. Trabajó primero en una tienda y luego en un taller de mecánica. De niño se inscribió en el Oratorio salesiano, donde se distinguió por su bondad y espíritu participativo. Era singular su devoción por María y a los 16 años hizo una peregrinación a pie a Czestochowa. En el Oratorio fue presidente del Círculo Juvenil San Juan Bosco. Tenía buenas cualidades musicales, y a los 15 años ya había compuesto varias canciones. Formaba parte del coro del Oratorio y de la catedral. 

Francisco nació en Berlín Winmersdorf, Alemania, en el seno de una familia polaca en 1920. Su familia se trasladó a Poznan, Polonia. Desde pequeño fue inscrito en el Oratorio salesiano; sintió vocación religiosa y estuvo dispuesto a ingresar en el seminario de Lad; pero la enfermedad y la guerra le impidieron realizar sus deseos. Fue un chico responsable en todo lo que acometía, además de ser muy religioso. 

Eduardo Klinik nació en Bochum, Alemania, en el seno de una familia polaca en 1920. Vuelta su familia a Polonia, fue alumno del colegio salesiano de Oswiecin, pasando luego a Poznan, donde concluyó el bachillerato en el instituto Berger. Se inscribió en el Oratorio salesiano, y aunque era muy tímido supo vencer su timidez y era un chico estudioso y responsable. Las cartas y un diario que escribió en la cárcel muestran su gran entrega a la voluntad de Dios. Murió decapitado por los nazis en Dresde. 

Jarogniew nació en Poznan, Polonia, en el seno de una familia trabajadora en 1922. Tuvo que vivir el alcoholismo de su padre y el posterior abandono del hogar familiar. Su hermana mayor Ludoslava, se hizo cargo de él. Se inscribió en el Oratorio salesiano donde halló el lugar para su desarrollo humano y espiritual. Fue un chico modesto y piadoso. Pertenecía al Círculo de la Inmaculada y era alumno del Instituto Mickiewicz y se tomaba en serio sus estudios. 
Fueron detenidos en 1940 por la policía nazi. Estuvieron en las cárceles de Poznan, Wronki, Neokolln, Zwickau y Dresde. No se habían dedicado a ninguna actividad política sino religiosa, en el Oratorio Salesiano de Poznan. Los cinco estaban unidos por una estrecha amistad y lealtad y por ayudar a sus demás compañeros.
Cuando la ocupación alemana, las actividades del Oratorio fueron suspendidas, pero estos jóvenes se reunieron en la clandestinidad, y fue visto como un complot político. Ellos se sentían patriotas, pero no hicieron nada político. Fueron decapitados en Dresde, Alemania, acusados por agitadores y traidores.