1 de julio de 2015

Beatos JUAN BAUTISTA DUVERNEUIL y PEDRO AREDIO LABROUCHE DE LABORDERIE. M. 1794. 

(fr.: Jean-Baptiste Duverneuil et Pierre-Yrieix Labrouhe de Laborderie).

Martirologio RomanoEn el mar, frente a la costa de Rochefort, en Francia, beatos Juan Bautista Duverneuil, carmelita descalzo, y Pedro Aredio Labrouche de Laborderie, canónigo de Clermont, presbíteros y mártires, que durante la Revolución Francesa, por ser sacerdotes, fueron recluidos en una nave destinada al transporte de esclavos, y los dejaron morir en ella, consumidos por el hambre y la enfermedad.


En el barco «Les Deux Associés», en la playa de Rochefort, donde los sacerdotes destinados a la deportación padecían tantas miserias y malos tratos, murieron el día 1 de julio de 1794 dos de ellos, agotados por los padecimientos y faltos de alimentos y cuidados. 

Juan Bautista Duverneuily (1759 - 1794). Aunque se ha dado como fecha de nacimiento el año 1737 y como lugar de nacimiento Limoges, en el registro de ordenaciones del obispado de Limoges aparece como nacido en Saint-Yrieix el 8 de enero de 1759, sin que se haya podido explicar tanta diferencia de fechas en las varias fuentes biográficas. Su partida de bautismo no ha sido localizada en el proceso de beatificación. Era paisano del beato P. Jaime Retouret, de Limoges. 
Perteneció al clero secular: hizo los estudios en el seminario de Limoges y se ordenó sacerdote el 15 de marzo de 1783. Ya sacerdote ingresó en el Carmen Descalzo asumiendo el nombre de Léonard. Le sorprendió la Revolución en el convento de Angulême, regresando a su Limoges natal al ser exclaustrado. Por negarse a jurar la "Constitución Civil del Clero" fue conducido a Rochefort en espera de ser deportado a la Guayana. Religioso orante y celoso, no dudó en defender los derechos de Dios y de la Iglesia con santa y admirable libertad. No resistió la dilación muriendo en el barco consumido por el hambre y la enfermedad.

Pedro Aredio Labrouche de Laborderie (1756 - 1794). Nació en Saint-Yrieix el 24 de mayo de 1756, siendo su padre señor de la villa. Tras estudiar humanidades y filosofía en Périgueux, entró en 1780 en el seminario de Limoges y se ordenó sacerdote el 25 de marzo de 1782. Muy pronto obtuvo una canongía en la colegiata de Saint-Yrieix al resignar en él su prebenda un pariente suyo. Al ser suprimidos los cabildos por la Revolución, él y sus compañeros canónigos presentaron una protesta formal. Al no ser funcionario público, no se le pidió que hiciera el juramento constitucional, y no se consideró comprendido en la ley de expulsión de los no juramentados. Se dedicó a ejercer su ministerio a favor de los verdaderos católicos y se negó a prestar el juramento de libertad-igualdad; por ello fue arrestado en 1793 y enviado, el 25 de febrero de 1794, a Rochefort, como refractario a la ley del 14 de agosto de 1792. Las noticias que han quedado de él lo presentan como un sacerdote de vida ordenada y austera, amante de los pobres, delicado de conciencia y muy piadoso. Llegó tan enfermo y debilitado a las playas de Rochefort, que murió en seguida. Se dijo que había muerto de una fluxión del pecho. Fueron beatificados el 1 de octubre de 1995 por san Juan Pablo II.