22 de julio de 2015

Beato JACOBO LOMBARDIE. (1737-1794). 


Martirologio Romano: Ante el litoral de Rochefort, en Francia, beato Jacobo Lombardie, presbítero de Limoges, mártir, que en la terrible persecución desencadenada contra la Iglesia durante la Revolución Francesa, por ser sacerdote fue encarcelado en una pequeña nave, en condiciones insalubres, donde falleció consumido por una enfermedad incurable.

Nació en Limoges (Francia). Una vez ordenado sacerdote, en 1763 fue nombrado párroco de Saint-Hilaire-de-Foissac.
Llegada la Revolución, se negó a prestar el juramento de acatamiento a la Constitución Civil del Clero y por ello, fue expulsado de su parroquia, por lo que se retiró a Limoges, junto a su familia. Aquí fue arrestado y encerrado en la prisión de La Regle. No tenía con qué subsistir, y puso esto en conocimiento de las autoridades, el 2 de mayo de 1793. Ni entonces ni en posteriores peticiones para sí y para su familia obtuvo nada.
El 2 de abril de 1794 el médico lo declaró sano para la deportación. Partió para Rochefort, donde ya estaba el 5 de mayo, cuando fue objeto de un registro. Fue embarcado en “Les Deux Associés” y enfermó. Se le negó cualquier auxilio y así hubo de arrastrar muchos días su enfermedad, padeciendo muchísimo, y llegando al extremo de no quedarle sino en los huesos. Aun así, sonreía a todos y llevaba su enfermedad y terrible situación con gran mansedumbre y paciencia. Todos admiraron su bondad y fortaleza espiritual. Murió el 22 de julio de 1794 y fue enterrado en la isla de Aix. Fue beatificado como mártir el 1 de octubre de 1995 por SS. Juan Pablo II.