22 de julio de 2015

Santos FELIPE EVANS y JUAN LLOYD. M. 1679.


Martirologio Romano: En Cardiff en Gales, san Felipe Evans, de la Compañía de Jesús, y Juan Lloyd, sacerdotes y mártires, que bajo el rey Carlos II fueron ahorcados en el mismo día por ejercitar el sacerdocio en su patria

Felipe nació en Monmouthshire (Gwent) en 1645, y educado en Saint Omer, ingresó en los jesuitas (1665) y trabajó en la misión galesa; fue martirizado en Cardiff, Gales, a consecuencia del "complot de Oates" durante el reinado de Carlos II. Recibió en paz el anuncio de su sentencia a muerte. Fue ahorcado y descuartizado junto a Juan Lloyd. Mártires en Cardiff, Gales.  


Juan nació en Powis, en Brecknockshire en 1620. Después de estudiar humanidades en Gante, estudió para ser sacerdote en Valladolid, donde fue ordenado en 1649.  Después trabajó en la misión galesa, donde tuvo gran éxito, y fue muy amado por su bondad y humildad.
Estando en la casa de Mr. Turberville en Penlyn fue arrestado y conducido a la cárcel de Cardiff junto al jesuita Felipe Evans. Ambos fueron condenados y condenados por ser sacerdotes. Fue ajusticiado en Cardiff junto a san Felipe Evans; ambos besaron el cadalso. Evans murió primero, y Juan le dio la absolución y antes de ser ahorcado manifestó su fe en la Iglesia católica, perdonó a sus enemigos, pidió perdón a todos aquellos que pudiera haber ofendido y pidió a los católicos presentes que rezasen por ellos. 
Subió al cadalso y dio gracias a todos por haber sido corteses con él, especialmente al sherif y le rogó que pidiera por él. Se arrodilló y tres veces dijo en latín: “Ten misericordia de mi, Señor, porque soy un pecador” y añadió: “En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu”. Hizo una señal a los que le habían puesto la horca en el cuello, fue ahorcado y descuartizado.