22 de julio de 2015

Beato AGUSTÍN FANGI DE BIELLA. M. 1493.


Martirologio Romano: En Venecia, beato Agustín Fangi de Biella, presbítero de la Orden de Predicadores, que prestó grandes servicios en Soncino, en Viglebano y en la misma Venecia

Nació en Biella (Piamonte, Italia). Entró en la vida religiosa en el convento de los padres dominicos cuando era todavía joven y tenía ya cierta madurez doctrinal. Prior del convento dominico de Soncino. Permaneció 30 años en Soncino, centro cultural de mucha importancia en aquella época, célebre sobre todo por su tipografía. Fue un gran predicador, pero esto no basta para asignarle su fama de santidad y su reconocimiento por la Iglesia. Fue un religioso de gran humildad, molesto por la fama que tenia de taumaturgo, y por la cantidad de personas que le rodeaban pidiéndole oraciones. 
Los diez últimos años de su vida los pasó en Venecia. Es en esta preciosa ciudad del Adriático en donde se encuentran sus reliquias, concretamente, en la iglesia de santo Tomás. Pero lo que le hizo alcanzar la santidad fue una enfermedad que lo llevó lentamente a la muerte. La aceptó como un don de Dios, y la soportó con una infinita paciencia, sin un lamento, con una gran serenidad que edificó a cuantos le rodearon. Murió en Venecia. 
En 1530 obreros encontraron su ataúd flotando en el agua que había rezumado en la cámara mortuoria, cuando se abrió el féretro encontraron que tanto el cuerpo y sus ropas no se habían corrompido ni por el paso de los años ni por efecto del agua. Su culto fue aprobado por SS Pío IX el 5 de septiembre de 1872, y su cuerpo se venera en Biella-Piazzo desde 1973.