16 de mayo de 2015

San PEREGRINO DE AUXERRE. M. 304.

(Pelegrín, Peregrín. fr.: Pélerin d’Auxerre)
Que va por el campo

Martirologio Romano: En el lugar de Bouhy, del territorio de Auxerre, en la Galia, san Peregrino, mártir, venerado como primer obispo de esta ciudad.

Parece que era romano. Es venerado como el primer obispo de Auxerre, sede a la cual fue enviado por el papa san Sixto II; pero esto es una leyenda, en realidad fue martirizado durante la persecución de Diocleciano, en un lugar llamado Bouhy.  
La leyenda, que data de muy antiguo, cuenta que el papa Sixto II consagró al primer obispo de Auxerre, san Peregrino, y le envió a la ciudad a instancias de los cristianos. San Peregrino desembarcó en Marsella, donde predicó el Evangelio, y lo mismo hizo en Lyon. Durante su episcopado, se convirtieron al cristianismo casi todos los habitantes de Auxerre. El santo construyó una iglesia en las riberas del Ionne y evangelizó las regiones circundantes. 
En las montañas de Puisaye, a unas diez leguas al sudeste de Auxerre, se levantaba la ciudad de Intaranum (actualmente Entrains), en la convergencia de varios caminos. El prefecto romano tenía allí su palacio. Durante las fiestas de la dedicación de un nuevo templo a Júpiter, Peregrino se presentó en Intaranum y exhortó a la turba a renunciar a la idolatría. Inmediatamente fue arrestado y llevado ante el gobernador, quien le condenó a muerte. El santo obispo fue degollado, después de sufrir crueles torturas. 
No se puede dudar de la historicidad del martirio de san Peregrino, pues el “Martyrologium Hieronymianum” lo conmemora en este día y afirma que tuvo lugar en «vicus Baiacus» (Bouhy), donde fue sepultado el santo.