17 de abril de 2015

San WANDON. M. c. 756.

(Vandril, Vandón, Vandone, Wanda)
Bandera, insignia, divino

abadía de Fontenelle
Nativo de la región de Vimeu en Francia; desde niño fue educado en la abadía de Saint-Wandrille en Fontenelle; como diácono acompañó a Frisia (690) a san Wulfrano, el ex obispo de Sens, que se había retirado a Fontenelle; la misión tuvo poco éxito, pero Wando tuvo la ocasión de hacer un milagro, expulsó al diablo que buscaba desviar la barca donde estaban, hacia las paludes de Frisia, antigua región entre Alemania y Holanda. 
 De regreso, después de esta experiencia misionera, a Fontenelle, profesó en el 696, viviendo durante 20 años en el silencio de la abadía. Hacia el 714 estuvo mezclado, a su pesar, en los sucesos políticos que siguieron tras la muerte de Pipino de Heristal, por las luchas intestinas entre el “maestro de palacio” de Austrasia, Raginfredo y Carlos Martell; en el 716 por orden de Raginfredo fue depuesto el abad Benigno y Wando fue nombrado en su lugar, que en el 719, después de la victoria de Carlos Martell, a su vez fue reintegrado Benigno y depuesto Wando que fue enviado al exilio al monasterio de San Servacio de Maastricht donde estuvo durante 28 años. Pero... de nuevo en su vida la política apareció... subió al trono Pipino el Breve (714-768) hijo de Carlos Martell, en el 747, llamaron a Wando, de avanzada edad, para que fuera abad de la abadía de Fontenelle. 
 Dejó la dirección espiritual al prior Anstrulfo y se dedicó a las obras asistenciales y a los libros, enriqueció de modo considerable la biblioteca y el tesoro litúrgico de la abadía; construyó una iglesia para honrar las reliquias de san Servacio, que había llevado del exilio de Maastricht y que consagró en el 752; en este período acogió en Fontenelle a Teodorico, el último rey merovingio, depuesto por Pipino. El santo abad concluyó su atormentada existencia ciego y lleno de méritos.