17 de abril de 2015

San ACACIO DE MELITENE. M. c. 435.

Sin malicia. Agudo. 


Martirologio Romano: En Melitene, en Armenia, san Acacio, obispo, que intervino en el Concilio de Efeso contra Nestorio para defender la fe católica, y después fue depuesto injustamente de su sede.

Nació en Melitene, Armenia, en el seno de una rica familia y fue educado por insignes maestros y literatos, el obispo Otrea lo nombró preceptor de san Eutimio, el que luego será autor de su “passio”. Antes del Concilio Ecuménico de Éfeso (431), del que formó parte militando entre los antinestorianos, fue nombrado obispo de Melitene. Acacio era amigo de Nestorio, pero era evidente que sus posiciones eran totalmente ortodoxas. 
Acacio fue elegido, junto con otros siete, para exponer ante el emperador Teodosio II las quejas de los antioqueños, pero sus compañeros no dudaron en contar al emperador otras acusaciones contra Acacio. Esto fue porque eran nestorianos o habían participado en la consagración de Nestorio a la sede de Constantinopla, además Juan de Antioquía depuso a Acacio de su sede. Este último al final se reconcilió con san Cirilo de Alejandría, pero Acacio mantuvo una posición intransigente. 
Hacia el 435, el ex obispo de Melitene se lamentaba que todavía sobreviviera la herejía nestoriana, oficialmente superada y decidió combatir a Teodoro de Mopsuestia, apoyando a Rabbula de Edessa, enviando cartas a los obispos de Armenia acerca de la conducta que debían contemplar. Parece que nuestro santo no participó en las disputas monofisitas. En el 449 el concilio de Melitene Acacio fue conmemorado como “nuestro padre y nuestro doctor”.