28 de abril de 2015

San VITAL DE RÁVENA. M. 304.

(Vitálico, Vidal)
Que tiene vida

Martirologio RomanoEn Ravena, en la provincia de Flaminia, en Italia, conmemoración de san Vital. En este día, según la tradición, fue dedicada a Dios la celebérrima basílica de esa ciudad, en la que este santo es venerado desde tiempo inmemorial junto a los santos mártires Valeria, Gervasio, Protasio y Ursicino, por haber defendido tenazmente la fe.

Vital, a quién está dedicada la basílica de Rávena, fue en realidad pariente de Agrícola, en otra versión de la historia, tabién esposo de santa Valeria y padre de santos Gervasio y Protasio, pero esto es según antiguos hagiógrafos. Otra leyenda dice que ayudó a perseverar en la fe al mártir san Ursicino, y que fue martirizado en el año 62.
Según el relato más común, Vital era un oficial que había acompañado al juez Paulino de Milán a Ravena. Desatada la persecución contra los cristianos, acompaña a Ursicino, condenado a muerte, dándole valor, quien en el trayecto al lugar de ejecución se sentía horrorizado de la perspectiva de una muerte violenta. Ursicino es decapitado y es decorosamente sepultado en Ravena por el propio Vital. Ahora él mismo es encarcelado, y luego de hacerle sufrir variadas torturas para hacerlo apostatar, el juez Paulino ordena que sea arrojado a una fosa profunda y que sea cubierto de piedras y tierra; así, también él resulta mártir de Ravena, y su sepulcro en el término de la ciudad llega a ser una fuente de gracias.
Su mujer, Valeria, había querido llevar el cuerpo de su marido a Milán, pero los cristianos de Ravena se lo impidieron. Retorna a Milán, pero en el camino una banda de villanos idólatras la invitan a sacrificar con ellos al dios Silvano; ella lo rechaza, y por esto es golpeada brutalmente, de tal manera que, llegada a Milán, muere tres días después. Los jóvenes hijos Gervasio y Protasio venden todos sus bienes, dan el producto a los pobres, y se dedican a las sagradas lecturas y a la oración, y diez años después serán martirizados; el ya citado Felipe cuida su sepultura.
Muchos estudiosos señalan que la narración es en parte fantasiosa, reconociendo en los personajes citados mártires homónimos, sea de Ravena o de Milán. La antigua iglesia de Santa Valeria en Milán, destruida en 1786, no parece que hubiera sido sino la «cella memoriae», el núcleo memorial de la primitiva área del cementerio milanés, intitulada con el nombre de la gens Valeria. De todos modos, el relato legendario, como tal, es verdaderamente antiguo, y reportado en célebres monumentos de también notable antigüedad. La basílica de Ravena consagrada en el 548 es dedicada al mismo tiempo a san Vital y a sus hijos Gervasio y Protasio, cuyas imágenes aparecen bajo la lista de los Apóstoles, mientras que un altar lateral queda dedicado a Ursicino.
En el Martirologio Romano actual son celebrados san Vital en esta fecha, tomando como referencia la de la dedicación de la basílica de Ravena, y Gervasio y Protasio el día 19 de junio, aniversario del traslado de sus reliquias por san Ambrosio. Valeria y Ursicino son evocados en los elogios, pero no tienen celebración asignada.