9 de abril de 2015

San DEMETRIO DE TESALÓNICA. M. 306.

(Demetrio de Salónica, Dimitri).
Referente a Demeter. Difunto

Martirologio Romano: Cerca de Sirmio, en Panonia, san Demetrio, mártir, muy venerado en todo el Oriente y, de modo especial, en la ciudad de Tesalónica.

Nombrado por los griegos como el "Megalomártir"; es el más célebre de los soldados mártires de Oriente después de san Jorge; su carrera militar parece que es una leyenda. Se dice que había rechazado a los bárbaros que sitiaban Tesalónica. Probablemente fue un diácono que murió en Sirmio de Dalmacia, durante la persecución de Diocleciano y Maximiano, después de que predicara en la ciudad (Sirmio o Tesalónica), el emperador Diocleciano mandó encarcelarlo, pero ante el combate de unos gladiadores, uno de ellos, san Néstor, le pidió la bendición a Demetrio que se la dio y ganó el combate, al ser interrogado Néstor sobre su victoria, afirmó que se la debía al Dios de Demetrio, esto disgustó mucho al emperador, que quería que hubiera ganado el otro gladiador, y ordenó ejecutar en la cárcel a Demetrio. 
Según una leyenda tesalonicense, san Demetrio, que era originario de dicha ciudad, fue arrestado por predicar el Evangelio. Sin que precediese juicio alguno, fue asesinado en los baños públicos, donde se le había encarcelado. 
Demetrio, que era probablemente diácono, sufrió el martirio en Sirmium (la actual Mitrovic, en Serbia) en fecha desconocida. Después de su muerte, se obraron muchos milagros por intercesión de Demetrio. Leoncio, prefecto de Iliria, construyó en el siglo V dos iglesias en honor de san Demetrio: una en Sirmium y la otra en Tesalónica (actual Salónica, en Grecia). Alrededor del año 418, las reliquias de san Demetrio fueron depositadas en la iglesia de Tesalónica, que se convirtió desde entonces en el gran centro del culto al santo. Los peregrinos acudían en grandes multitudes al santuario, pues de las reliquias fluía un aceite de propiedades maravillosas; por ello se dieron al santo los nombres de «Myrobletes» (hacedor de milagros) y «Megalomartyr» (gran mártir). 
La fiesta de san Demetrio se celebra con gran solemnidad en todo el Oriente el 26 de octubre, y su nombre figura en la preparación de la liturgia eucarística bizantina. Patrón de Tesalónica (Salónica).