7 de abril de 2015

Beatos EDUARDO OLDCORNE y RODOLFO ASHLEY. M. 1606.

(ing.: Edward Oldcorne). Que espera riqueza. Guardián glorioso.
(ing.: Ralph Ashley). Lobo de fama. Ayuda de palabra

Martirologio RomanoEn Worcester, también en Inglaterra, beatos mártires Eduardo Oldcorne, presbítero, y Rodolfo Ashley, ambos religiosos de la Orden de la Compañía de Jesús, que ejercieron clandestinamente el ministerio durante muchos años, pero finalmente, acusados de tomar parte en un complot contra el rey Jacobo I, fueron encarcelados, torturados y después descuartizados vivos.

Eduardo Oldcorne (1560-1606). Era natural de York, era hijo de padres católicos; estudió en el seminario inglés de Reims y luego fue ordenado sacerdote en Roma en 1587; ingresó en los jesuitas en el mismo año. Trabajó en Midlands (1588-1606) tcon el nombre de Hall; escapó varias veces, casi milagrosamente, de los perseguidores, reconcilió con la Iglesia a muchos católicos y convirtió a numerosos protestantes. Entre éstos se contaba a Dorotea Abington, dama de honor de la reina Isabel y hermana de un caballero católico, en cuya casa vivió durante su estancia en Worcestershire.
La «conspiración de la pólvora» (un complot para matar al rey en la que participaron católicos, especialmente jesuitas) levantó una ola de hostilidad contra todos los católicos; las autoridades publicaron un decreto contra el P. Garnet, superior de los jesuitas ingleses, a quien consideraban envuelto en la conspiración. El P. Garnet se refugió en Henlip, junto ron el P. Oldcorne. Con la esperanza de salvar la vida, un prisionero católico denunció el escondite de los dos sacerdotes. El P. Oldcorne fue conducido a Worcester y después a la Torre de Londres. Aunque le torturaron cinco veces en el potro, el mártir declaró firmemente que no había participado en la «conspiración de la pólvora» ni había estado al tanto de ella. A pesar de eso, los jueces le condenaron a ser colgado, arrastrado y descuartizado. Junto con el, fue martirizado su criado, Rodolfo Ashley, hermano lego de la Compañía de Jesús, cuya única acusación era haber estado al servicio del P. Oldcorne.
Littleton, el hombre que había denunciado al P. Oldcorne y por cuyo testimonio se condenó al mártir, pidió públicamente perdón de su traición y murió con los dos jesuitas. El beato Eduardo fue descuartizado vivo; sus miembros fueron expuestos al público en las puertas de la ciudad. Fueron beatificados por Pío XI el 15 de diciembre de 1929.