7 de abril de 2015

San PEDRO NGUYEN VAN LUU. (1812-1861).

Piedra firme. Roca.

Martirologio Romano: En Conchinchina, san Pedro Nguyen Van Luu, presbítero y mártir, que en tiempo del emperador Tu Duc fue condenado muerte y subió alegre al patíbulo.

Nació en Govap, Vietnam. Se crió en Xom-Quam, en la provincia de Binh-Dinh. Ingresó en el seminario de Penang, y antes de ser sacerdote fue catequista en la frontera de Camboya, la misión que desarrolló satisfizo a sus superiores de la misión. Ordenado sacerdote fue enviado al distrito de Mac Bac. Fue párroco de Sa-Dec, y varios años más tarde de My-Tho. 
Fue un sacerdote ejemplar, entregado a la instrucción de catequistas y fieles, animando a las comunidades cristianas en medio de la persecución del rey Tu-Duc, comprando a los jefes de la cárcel para que le dejaran visitar a los cristianos, a los que les daba los sacramentos y animaba a no desfallecer en la fe. Pero al caérsele una carta del bolsillo, cuando ya era sospechoso, lo interrogó un oficial al que no negó que era cristiano y sacerdote. Conducido ante el mandarín gobernador, volvió a repetir su declaración y fue encarcelado.
Con amenazas y tormentos se le quiso obligar a pisar la cruz, pero él se mantuvo firme, por lo que el juez consideró que debía ser ejecutado. Una vez decapitado en My-Tho, los soldados huyeron del sitio, temiendo la venganza del espíritu del difunto, lo que permitió a los cristianos recoger su cuerpo y darle sepultura. Fue canonizado el 19 de junio de 1988 por san Juan Pablo II.