22 de febrero de 2015

Santos NUEVE HERMANOS DE KOLA. s. VI. (Iglesia ortodoxa georgiana).


La Iglesia Ortodoxa de Georgia celebra nueve santos mártires niños, en el siglo VI en el pueblo de Kola, la fuente del río Mtkvari (Georgia).
Sus nombres son: Guram, Adarnerse, Baqar, Vache, Bardzim, Dachi, Juansher, Ramaz y Parsman.
Eran 9 hermanos georgianos, nacidos en una familia pagana de Kola, pero un día, mientras jugaban junto con los niños cristianos, sonó la campana de la iglesia para la oración, los niños cristianos, dejaron el juego y se encaminaron hacia la iglesia, y los 9 hermanos paganos los siguieron. Al llegar a la puerta del templo, un cristiano que estaba en la entrada, los detuvo y les dijo: “Vosotros sois hijos de paganos y por lo tanto no podéis entrar en la casa de Dios”. Se marcharon cabizbajos y tristes. 
Otro día, de nuevo intentaron entrar por la fuerza en la iglesia, pero nuevamente fueron expulsados: “Si queréis entrar en la iglesia, hay que creer en nuestro Señor Jesucristo y ser bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” y añadieron “es necesario recibir la Sagrada Comunión y unirse a la comunidad de creyentes cristianos”. Ellos decidieron recibir el bautismo y esto trajo la alegría de la comunidad cristiana.
El presbítero de la iglesia local, valientemente, sin temor a las represalias paganas, llevó a los niños en una noche fría de invierno y los bautizó en el río helado. Según la leyenda, mientras eran bautizados, el agua fría se puso caliente y una multitud de ángeles se hicieron presentes en la celebración. Muy firmes en su fe, los 9 hermanos, decidieron quedarse en la comunidad cristiana y no regresar con sus padres.
Cuando sus progenitores se enteraron que se habían bautizado en la fe cristiana, fueron a buscarlos y los golpearon e insultaron. Durante 7 días, sin comer ni beber, soportaron heróicamente los maltratos, y permanecieron firmes en la fe, hasta que fueron enterrados vivos en el lugar donde fueron bautizados, allí les arrojaron piedras hasta que los sepultaron con ellas.