21 de febrero de 2015

Santos GERMÁN DE GRANFELD y RANDOALDO. M. c. 667/77.

(Germán de Moótier Granval). Hermano. Semilla superior. Hombre que se defiende
(Randoldo).

Martirologio Romano: En el monasterio de Granfeld, en la región de los helvecios, san Germán, abad, que al tratar de defender con pacíficas palabras a los vecinos del monasterio del asalto de un grupo de salteadores, fue desnudado y atravesado con lanzas, junto con el monje Randoaldo.

Nació en Tréveris fue educado casi desde la cuna por san Modoardo, obispo de Tréveris. A los diecisiete años repartió sus bienes entre los pobres y partió con algunos compañeros en busca de san Arnulfo, cuyo ejemplo le había conquistado y que les sugirió que ingresaran en el monasterio que había fundado con san Romarico. Germán envió a dos de sus compañeros a buscar a su hermano Numeriano, que era todavía niño, y juntos ingresaron en el monasterio, que se hallaba en los Vosgos y recibió posteriormente el nombre de Remiremont. 
Más tarde, san Germán pasó con su hermano y otros monjes a la abadía de Luxeuil, cuando era abad san Walberto. Más tarde fue elegido primer abad de Granfield en Val Moótier, en Suiza. Münsterthal o Val Moutier era un paraje montañoso atravesado por la carretera romana; pero en aquella época los derrumbamientos de rocas habían cortado el paso. San Germán abrió nuevamente la carretera y la ensanchó. Más tarde, gobernó también otros dos monasterios, el de San Ursitz y el de San Pablo Zu-Werd, pero su residencia principal siguió siendo Granfield.
Defendió a los habitantes del entorno del monasterio, de los ataques del duque Bonifacio que oprimía a los monjes y a los pobres habitantes de la región con impuestos exhorbitantes y actos de violencia. Un día en que el duque saqueaba el caserío a la cabeza de un grupo de soldados, san Germán salió a defender a su pueblo; el duque le escuchó y le prometió corregirse; pero, mientras el abad oraba en la iglesia de San Mauricio, los soldados recomenzaron el saqueo. Viendo san Germán que era inútil insistir, emprendió el regreso al monasterio acompañado por el prior Randoaldo; pero los soldados cayeron sobre ellos, les golpearon y les mataron. Tiene culto local.