1 de febrero de 2015

San URSO DE AOSTA. s. VIII.

Oso

Martirologio Romano: En Augusta Pretoria, en los Alpes Grayos, san Urso, presbítero.

De origen irlandés. Enardeció la fe de los habitantes de Digna y Aosta en contra del arrianismo. Fue arcediano en Aosta. Era un hombre sencillo, pacífico y misericordioso; entregado al trabajo manual para procurarse alimento y auxiliar a los necesitados.  
El desconocido autor de la “Vita” lo describe como simple, dulce, humilde, pacífico y altruista, un hombre de Dios que conjugaba la oración continua con las obras de caridad, visitando a los enfermos, ayudando a los pobres, consolando a los afligidos y apoyando a los oprimidos, viudas y huérfanos. Dedicado al trabajo de su huerto para procurarse lo necesario, Urso dividía el producto en tres partes: para sí, para los pobres, y para los pájaros, los cuales, según dice la leyenda, en agradecimiento se posaban en su cabeza, en su hombro, en sus manos. También tenía un pequeña viña, cuyo vino tenía la virtud de curar a los enfermos.
El día de su muerte fue seguramente un 1 de febrero, porque en esta fecha se celebra su culto inmemorial, aunque el año nos es desconocido por completo. La tradición le atribuye multitud de milagros. Uno de ellos fue que en un período de gran sequía, cuando el agua escaseaba ya no sólo para los campos sino también para los propios fieles, Urso abrió una vertiente en una roca con su bastón; esa fuente aun existe, es la «Fontana di Sant’Orso», cuyas aguas se consideraban milagrosas, por lo que se hizo en 1649 una capilla para albergarla, restaurada en el siglo XIX. Tiene culto local.