1 de febrero de 2015

San SIGEBERTO III. (631-656).

Brillo de la victoria

Martirologio Romano: En Metz, en Austrasia, el santo rey Sigeberto III, que fundó los monasterios de Stavelot y Malmedy, así como muchos otros, y se distinguió por su liberalidad en hacer limosnas a las iglesias y a los pobres.

Sigeberto III, hijo de Dagoberto I, fue rey de Austrasia. Bajo la influencia de san Pipino de Landen, de san Cuniberto de Colonia y de otros santos, el joven rey fue un hombre recto y santo; murió con 25 años. Aunque tuvo un gran éxito como monarca, fue sobre todo venerado como un gran fundador de numerosos hospitales, iglesias y monasterios: entre ellos las famosas abadías de Stavelot y Malmedy, además distribuyó cuantiosas limosnas en favor de la Iglesia y de los pobres. 
En cuanto a la política de su reinado, para satisfacer las exigencias de autonomía de la aristocracia local, su padre le cedió en el año 632 el reino de Austrasia y se instaló en Metz en el año 634, pero siguió estando bajo la tutela del rey franco hasta la muerte de Dagoberto en el año 639. En ese año, Sigeberto recibió como herencia Austrasia, entonces liberada de toda dependencia de Neustria.
Intentó inútilmente someter a Radulfo, duque de Turingia, que lo venció en el año 640.
Durante su reinado es cuando el mayordomo de palacio empezó a tener un papel importante en la vida política de Austrasia.
Dejó el gobierno en manos del mayordomo Grimoaldo, que era hijo de beato Pipino de Landen que lo convenció para que adoptase a su propio hijo, al que bautizó como Childeberto, un nombre de rey merovingio. Posteriormente Sigeberto tuvo un hijo, el futuro san Dagoberto II, pero el mayordomo se sintió amenazado y a la muerte del rey, lo obligó a ingresar en una comunidad monástica y lo exilió a Irlanda. Tiene culto local.