8 de enero de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Apolinar de Hierápolis. M. c. 180. 
(Claudio Apolinar, Apolinar Claudio).
Notablemente discreto. Perteninte a Apolo. El que aleja la muerte.
Martirologio Romano: En la ciudad de Hierápolis, en Frigia (hoy Turquía), san Apolinar, obispo, varón eximio por su doctrina y santidad, que vivió en tiempo del emperador Marco Aurelio.
Obispo de Hierápolis (Frigia), e impugnador de los montanistas y encratitas. Destacó por su doctrina y santidad. Dirigió a Marco Aurelio una “Apología en defensa de la fe”, y de su pluma salieron cinco libros contra los gentiles y dos sobre la verdad, estos últimos no se conservan. Se le conoce como “el Apologeta”.

san Luciano
Santos Luciano, Maximiano y Julián. M. c. 290. 
Luciano: Luminoso. Julián: Deseo del cielo.
Martirologio Romano: En Beauvais en Francia, santos Luciano, Maximiano y Julián, mártires
Se piensa que eran misioneros provenientes de Roma. Se cree que Luciano era presbítero o el primer obispo de Beauvais; parece que predicó el Evangelio en la Galia. Murieron decapitados en Beauvais, siendo gobernador de la Galia, Juliano. Su vida es un mosaico de leyendas hagiográficas. 
Las reliquias de los tres mártires se descubrieron en el siglo VII -según cuenta san Ouén en su vida de san Eloy- y fueron colocadas en sendos relicarios en la abadía de su título, fundada en el siglo VIII. Rabano Mauro afirma que las reliquias de estos santos eran famosas por los muchos milagros que obraban en la época en que él escribía, es decir, un siglo más tarde.
El Martirologio Romano y la mayoría de los calendarios del siglo XVI ponen simplemente a san Luciano en la lista de los mártires; pero en un calendario compilado durante el reinado de Luis el Piadoso, figura como obispo, y en Beauvais se le honra como tal.

Santos Teófilo y Eladio. s. III. 
s. Eladio
Teófilo: Amado de Dios. Eladio: Sublimado de la fe. Nacido en Hélade.
Martirologio Romano: En Libia, santos mártires Teófilo, diácono, y Eladio: se narra que, después de ser despedazados y clavados con clavos afiladísimos, fueron arrojados al fuego
Mártires en Libia, donde habían predicado el Evangelio; Teófilo era diácono y Eladio laico. Fueron torturados y arrojados al horno. 
El culto de estos mártires llega al Martirologio Romano del cardenal Baronio desde los menologios griegos, sin cambio en la redacción de la noticia, que es la misma que conserva el Martirologio actual. No hay, al parecer, más datos que esos. Otros martirologios del siglo XVII (como el de Pedro Galesinio) no hacen sino ampliar con detalles las horribles torturas sufridas por los mártires, pero sin mencionar ninguna otra fuente o detalle histórico verificable.

abadía de St. Arnoul
San Paciente de Metz. s. IV. 
El que soporta.
Martirologio Romano: En la ciudad de Metz, también en la Galia Bélgica (hoy Francia), san Paciente, obispo.
Los Bolandistas, en su Acta Sanctorum, vol. I, p. 469, en el día 8 de enero, han dado una vida de este santo, escrita por un monje de "Saint-Arnoul", de Metz. Esta vida se considera como fábula.
Por un catálogo de los obispos de Metz, que se remonta aal año 775, y que fue insertado en el siglo IX en el sacramentario de Drogon, conocemos la existencia de este santo obispo. Está caracterizado por este verso que contiene un juego de palabras: "Quartus adest Patiens bene quem patientia compsit". Así Paciente sería el cuarto obispo de Metz, después de san Clemente de Metz. Se dice que construyó la iglesia de Saint-Arnoul y que allí fue inhumado. Patrón de la ciudad. 

San Máximo de Pavía. M. c. 514. 
Martirologio Romano: En la ciudad de Pavía, Italia, san Máximo, obispo.
Sucedio en la diócesis de Pavía a san Epifanio y a él le sucedio Ennodio, que le hizo un elogio genérico en su “Dictio in dedicatione missa Maximo episcopo”, que ha llegado hasta hoy. Fue sepultado en la iglesia de San Giovanni in Borgo fundada por el santo..
En dicho elogio, hace alusión a su origen noble, y cuenta que, antes de ser llamado por Dios al episcopado, se desempeño en la magistratura civil, como el servidor que fue fiel en lo poco, se le confió finalmente un encargo de mayor valor, que es precisamente el de apacentar el rebaño de Pavia. En esta tarea hizo gala, siempre según el elogio, de toda clase de virtudes, entre ellas la de pacificador, así como de padre misericordioso que penetraba en la conciencia de los pecadores moviéndolos al arrepentimiento y la conversión.
Hay dos obispos de Pavía llamados Máximo, ambos santos; el que se venera hoy es el segundo, aunque hay que decir que hay un error de transcripción en la lista episcopal de la antigua ciudad de Pavía, y en realidad solamente hay un sólo obispo de Pavía, llamado Máximo, y que es recordado dos veces. Actualmente en la diócesis se le recuerda el 7 de enero.

Beato Eduardo Waterson. (c.1560 - 1593). 
(ing.: Edward Waterson).
Que espera riqueza. Guardián glorioso.
Martirologio Romano: En Newcastle upon Tyne, en Inglaterra, beato Eduardo Waterson, presbítero y mártir, el cual, condenado a muerte por haber entrado en el país como sacerdote, fue ahorcado en tiempo de la reina Isabel I.
Nació en Londres, en el seno de una familia protestante; en un viaje por Turquía conoció a un rico mercader que le ofreció a su hija como esposa si se hacía musulmán, a lo que se negó rotundamente. 
De regreso de Turquía visitó Roma y en unos pocos días se convirtió al catolicismo. Estudió en en el seminario inglés de Reims y fue ordenado sacerdote en 1592, regresando a Inglaterra. En este mismo año, fue encarcelado en Newcastle-on-Thyne, después de que fuera descubierto en Northumberland. Fue juzgado en 1593 y fue condenado a muerte; los caballos que debían llevar el carro al lugar del suplicio se negaron a caminar. La escalera que llevaba al cadalso se movía en cuanto el mártir fue a subir por ella, hasta que hizo la señal de la cruz, la escalera no se aquietó. Proclamó su inocencia y dijo que veía la muerte como un premio a su ministerio y no como un castigo. Murió ahorcado y descuartizado en Newcastle. Fue beatificado en 1929 por SS Pío XI.