28 de enero de 2015

Beata GENTIL GIUSTI. (1471-1530).


De la misma familia. Pagano

Nació en Rávena, y era hija de un orfebre. En su niñez frecuentó la casa de su pariente, probablemente una prima, la beata Margarita de Ravena, laica penitente, mística, ciega, de la que se quedó admirada por su extraordinaria virtud y por su fe; fue su discípula. 
Hacia 1496, se casó con un sastre veneciano, llamado Jaime Pianella. El matrimonio no fue feliz, a causa de los maltratos recibidos por su irascible y vicioso marido, que llegó a denunciarla como bruja, porque se dedicaba mucho a la oración. Pero el Vicario del obispo, pudo constatar lo infundado de las acusaciones, con un profundo coloquio con Gentil; el marido lleno de desesperación se marchó a Padua, abandonándola y dejándola en la pobreza. Tuvo dos hijos, de los cuales uno murió muy niño. Ahora comenzó a verse los signos de la Providencia, que prodigiosamente hizo que lo le faltara el sustento necesario; después de muchos años, el marido regresó a casa y constató la divina asistencia, cambió de opinión y se arrepintió gracias a las oraciones de su mujer, y murió en 1511.
En su viudez se dedicó a las actividades caritativas, curando a los enfermos, desarrollando obras de pacificación entre las familias divididas. Ayudó a los enfermos durante la peste que asoló Ravena. Se dedicó a organizar en Ravena, la sociedad del Buen Jesús fundada por la beata Margarita de Ravena, cuyas virtudes habían impresidonado tanto a Gentil. Pero su vocación fue la de mejorar los hombres que estaban a su alrededor. Convirtió a Jerónimo Maluselli, hombre renegado y violento, que se hizo sacerdote y fue uno de los grandes animadores de la nueva fundación; luego le toco el turno a su hijo, quién también se hizo sacerdote. Sufrió las incomprensiones, y tuvo que salir durante una epidemia de peste de Rávena, acusada de brujería, aunque el Papa, tuvo que reconocer la fuerza de su virtud. Tuvo el don de la profecía y dones taumatúrgicos. Sus reliquias se encuentran, junto a la beata Margarita de Ravena, en la iglesia arciprestal de San Apollinare in Russi en Rávena. Aunque no ha sido formalmente beatificada, tiene culto litúrgico y popular.