2 de diciembre de 2014

San CROMACIO DE AQUILEIA. (c.338 - c.407).


Martirologio Romano: En Aquileia en el Friuli, san Cromacio, obispo, que, verdadero constructor de la paz, puso remedio a la situación de los claustros de Italia destruidos por Alarico y a los sufrimientos del pueblo y, de sabio intérprete del misterio del Verbo divino, elevó las mentes a las más altas realidades.

Nació en Aquileia, en el seno de una familia cristiana; su hermano Eusebio y sus hermanas, consagradas al Señor, vivían junto con su madre. Su casa era un lugar donde se reunían los cristianos de Aquileia, entre ellos estuvo san Jerónimo, que era su gran amigo. Fue presbítero del obispo de Aquileia, san Valeriano, del que fue un eficaz colaborador en la defensa de la ortodoxia. Participó en el concilio de Aquileia en el 381, para que defendiera la causa católica contra el arrianismo defendida por el obispo Palladio. 
Fue nombrado obispo de Aquileia (387-406) por san Ambrosio de Milán a la muerte de san Valeriano. Fue un gran apóstol y buen pastor para su diócesis. Entre el 398 y 399 ofreció hospitalidad a Rufino, animándole a llevar a término la traducción de la “Historia eclesiástica” de Eusebio; y al quién intentó reconciliar con san Jerónimo. Parece que intervino ante el emperador Honorio en favor de san Juan Crisóstomo. Escribió algunos comentarios al evangelio de san Mateo, que no tuvieron valor teológico.