15 de diciembre de 2014

Beato CARLOS STEEB. (1773-1856).


Martirologio Romano: En Verona, de la región del Véneto, beato Carlos Steeb, presbítero, nacido en Tubinga, que abrazó la fe católica en Verona y, ordenado sacerdote, fundó el Instituto de Hermanas de la Misericordia, para ayuda de los afligidos, pobres y enfermos.


Nació en Württemberg, Tubinga en el seno de una familia luterana; su padre, administrador de los bienes ducales de Württemberg, deseaba que su hijo se dedicase al comercio, por ello, tras los primeros estudios lo envió a París y luego a Verona, donde quería que se impusiera en el mercado de lana y de la seda. Comienza para él "la vida nueva". Se encuentra en un ambiente de católicos, conoce al Padre Pedro Leonardi que lo introduce en su labor con los pobres, los abandonados y los sin trabajo. En 1792 se hizo católico mientras estudiaba en Verona y fue ordenado sacerdote. Al saberlo sus padres lo deshederaron y dejaron de reconocerlo como hijo.
Después de una vida al servicio de los enfermos de la guerra, donde se comportó de forma ejemplar con los soldados heridos, el Emperador le condecoró a causa de su valiente, humanitaria y religiosa labor. Porsterirmente se dedicó al servicio del confesionario y de todo aquel que tuviera necesidad de instrucción; de modo que fue profesor en el seminario diocesano de Verona y en el Colegio Real de niñas, atendía también el asilo de ancianos, ocupándose igualmente de numerosas obrar de caridad.
Con santa Magdalena de Canossa y Don Leonardi colaboró en la redacción del proyecto "Fratellanza" de tanta fecundidad en la historia religiosa de Verona. Con beata Luisa  Poloni se decidió a fundar una congregación religiosa dedicada  a obras de caridad y que se llamó Instituto de las Hermanas de la Misericordia. En el año 1848, Luisa Poloni emite los votos religiosos asumiendo el nombre de sor Vicenta María. Con ella se consagran otras doce hermanas. Muchas otras jóvenes, en el tiempo, se unirán a las primeras para experimentar y vivir la Misericordia. Juntas ejercitarán las virtudes de la humildad, simplicidad y caridad que caracterizan el espíritu de las religiosas de esta familia.
La Congregación se extendió pronto por todo el mundo. Difundió el ecumenismo, fue un gran director de almas, en las que inculcaba una devoción especial a Jesús Crucificado y a los Sagrados Corazones. Murió en Verona con 83 años de edad. SS Pablo VI lo beatificó en 1975.