17 de noviembre de 2014

Santos ACISCLO DE CÓRDOBA. M. c. 303.


Martirologio Romano: En la ciudad de Córdoba, en la Hispania Bética, san Acisclo, mártir.

Estamos en Córdoba en el año 303. El pretor Dión mandaba en la ciudad y eran tiempos de los emperadores Diocleciano y su amigo Maximiano. Es la décima persecución contra los cristianos. España estaba ya en gran parte cristianizada.
 Córdoba contaba ya con muchos fieles. Dos hermanos, Acisclo y Victoria, eran conocidos por su caridad y su entrega a los pobres y marginados. El gobernador Dion los denunció por rebeldes a las leyes imperiales. Victoria, tranquila y serena, le dijo al gobernador:" Me harás un gran favor si cumples en mí las amenazas que me has lanzado. Vale más morir por Cristo que por todas las promesas que me haces". Los encerraron en los calabozos para hacerles nuevos interrogatorios. Después de desgarrarles sus pies, los echaron al fuego. Victoria gritaba y le cortaron la lengua y a Acisclo el cuello. 
 Si bien es cierto que Acisclo fue mártir en Córdoba, según menciona Prudencio, hasta varios siglos más tarde no entrará Victoria, que en realidad es una mártir de Hierápolis y su fiesta se celebraba el 17 de Noviembre, pero que Baronio, haciendo caso de unas fabulosas Actas, los incluyó juntos en el Martirologio Romano. Son patrones de Córdoba.