17 de noviembre de 2014

San GREGORIO "el Taumaturgo". (213-270).


Martirologio Romano: En Neocesarea, del Ponto, san Gregorio, obispo, que, siendo aun adolescente, abrazó la fe cristiana, fue progresando en las ciencias divinas y humanas, y, ordenado obispo, brilló por su doctrina, virtudes y trabajos apostólicos. Por los incontables milagros que realizó, se le llamó “Taumaturgo”.

Nació en Neocesarea del Ponto, en el seno de una familia pagana. Discípulo de Orígenes en Alejandría, que fue quién lo bautizó, aunque a este respecto hay muchas dudas entre los diferentes hagiografos, que piensan que son dos Gregorios distintos. Obispo de Neocesarea de Ponto desde el 240. Se retiró con buena parte de su grey en tiempos de la persecución de Decio entre los montes. Ayudó con su presencia espiritual a soportar el martirio a san Troadio, del mismo modo, eligió obispo de Comana a san Alejandro el Carbonero. Su grandísima actividad pastoral, con la que llegó a convertir a toda Neocesarea, fue acompañada de un gran prestigio personal y de la fama de taumaturgo que le atribuyen sus primeros biógrafos, entre los que se cuenta santa Macrina “la Vieja”, que fue su discípula, y sobre todo san Gregorio de Nisa y san Basilio. Instituyó las fiestas en honor a los mártires, a su regreso a Neocesarea.
Fue un verdadero pastor, ya que en la persecución de Decio, acogió con verdadero cariño paternal, a todos aquellos cristianos, que habían apostatado de su fe, y que luego quisieron regresar a la Iglesia. Se dice de él, que cuando tomó posesión de su sede encontró solamente 17 cristianos, y cuando murió quedaron 17 paganos. Fue un escritor de obras eclesiásticas. Desde el 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales.