11 de noviembre de 2014

San MENAS DE ALEJANDRÍA. M. c. 295.


Martirologio Romano: Junto al lago de Mariótide, en Egipto, san Menas, mártir.

Era un egipcio que fue martirizado en Karm Abu Mina (Alejandría); parece que era oficial del ejército imperial y sirvió en la región de Konya de Frigia bajo el centurión Firmiliano durante el reinado de los emperadores Diocleciano y Maximiano. Cuando los emperadores empezaron la persecución más atroz contra cristianos en la historia, el santo se negó a servir a estos perseguidores. Menas se quitó el cinturón del uniforme (una señal de línea del ejército) y se retiró a una montaña dónde vivió una vida ascética de ayuno y oración.
Cierta vez él bajo a la ciudad durante una fiesta pagana. En medio del auge de los juegos el santo levantó su voz, predicando la fe en Cristo, el Salvador del mundo. Fue llevado entonces ante el prefecto Pirrus, ante quien el santo valientemente confesó su fe, diciendo que él había venido a denunciar la impiedad. El prefecto se llenó de ira, y Menas fue arrestado. Pirrus ofreció devolverle el rango que tenía en el ejército si Menas ofrecía el sacrificio a los dioses paganos. Como proclamó abiertamente su fe cristiana, el emperador Diocleciano ordenó que se le reventaran los ojos, cortasen las manos y, finalmente que se le decapitara. 
Algunos cristianos recogieron las reliquias del mártir de noche y las escondieron hasta el fin de la persecución. Después, lo llevaron a Egipto y las colocaron en una Iglesia dedicada al Santo Menas, al sudoeste de Alejandría.
Fue venerado como uno de los grandes santos guerreros del Medioevo, y se convirtió en el santo nacional de los cristianos coptos de Egipto. Fue venerado como patrono de Alejandría. Desde 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales.