13 de noviembre de 2014

San LEANDRO DE SEVILLA. (c.540 - c.600).


Martirologio Romano: En Sevilla en España, san Leandro, obispo, que, hermano de santos Isidoro, Fulgencio y Florentina, con su predicación y su gran celo convirtió de la herejía arriana a la fe católica a los visigodos, con la ayuda de su rey Recaredo


Nació en Cartagena. Su padre era gobernador visigodo de la provincia levantina. Al entrar los bizantinos en España, la familia de Leandro tuvo que huir y se estableció en Sevilla. (Sus hermanos fueron santos Fulgencio, Florentina e Isidoro). Allí su madre abrazó la fe católica (era arriana). Al morir sus padres, Leandro se hizo cargo de sus hermanos, especialmente de su hermano Isidoro que era el menor. Leandro, a los 20 años, libre ya de atadura familiares, se hizo monje y dedicó su parte de patrimonio familiar a la creación de nuevos monasterios. 
Hacia el año 578, fue nombrado arzobispo de Sevilla. San Hermenegildo, gobernador de la Bética, se hizo católico instruido por Leandro; y por ello, Leandro fue desterrado a Constantinopla donde convivió con san Gregorio Magno, entonces cardenal legado del Papa. Más tarde, cuando regresó a España su amistad siguió siendo muy estrecha; el propio Papa le envió el palio y así se convirtió Leandro en el primer obispo español en recibir directamente el palio de la Santa Sede. Leandro le escribió: "Cuán grandes ansias tengo de verte, puedes leerlo, puesto que me amas, en el libro de tu corazón. Pero como la distancia me impide realizar mi deseo, el amor me ha inspirado enviarte y dedicarte, para que te acuerdes de mí, los Comentarios que he compuesto sobre Job, y el “Libro de la Regla Pastoral”, que compuse al principio de mi pontificado. Siempre estás en mi memoria, pues llevo la imagen de tu rostro en mi corazón". 
De regreso a Toledo, por disposición de Leovigildo, ya próximo a morir que se convirtió al catolicismo y que convirtiera a su hijo Recaredo. Leandro será el gran apóstol de la unidad religiosa de España con el bautismo de Recaredo, en el III Concilio de Toledo en el 598. Leandro fue el alma del Concilio, el autor y cantor de la unidad. Leandro escribió dos volúmenes contra los arrianos y un tratado “Sobre las Vírgenes”, dedicado a su hermana Florentina, sobre la vida consagrada y el desprecio del mundo. Además cuidó la restauración litúrgica, arregló el Salterio y compuso melodías para la Misa, laúdes y salmos. En el 590 convocó el I concilio provincial de Sevilla, donde se habló sobre el patrimonio eclesiástico y de la cohabitación de los clérigos con determinadas mujeres. Creó la Escuela de Sevilla, cuyo brillo cultural iluminó a Isidoro. Atormentado por la gota, transcurrió sus últimos años haciendo penitencia y oración, ayunos y estudio. En España se le honra como Doctor de la Iglesia española. MEMORIA FACULTATIVA en España.