3 de noviembre de 2014

San BERARDO DE MÁRSICA. (1079 - 1130).


Martirologio Romano: En el territorio de los marsos, en el Abruzzo, san Berardo, obispo, que sobresalió en la extirpación de la simonía, la restauración de la disciplina clerical y la sustentación y protección de los pobres.

Nació en el castillo de Colli junto a Pescina, en el seno de la familia de los condes de Marsi y de Sangro. Pasó su infancia entre los canónigos de la iglesia de Santa Sabina, entonces era la catedral de Marsi, en la que vivían en una comunidad de disciplinados por una regla, residió con ellos hasta que recibió el acolitado. Sobre los 17 años, dejó los canónigos e ingresó entre los benedictinos de Montecasino, donde en su renombrada escuela y austera vida laboral, completó su formación espiritual en los seis años de permanencia. 
En 1102 fue llamado por el papa Pascual II a Roma, donde recibió el subdiaconado y fue encargado de varias misiones, después fue enviado para administrar la zona rural de Roma, como delegado pontificio. Esta misión le valió la inquina con el prepotente señor local, el conde Pietro Colonna, que lo encerró en un pozo seco. De regreso a la corte pontificia, fue nombrado primero diacono-cardenal y después presbítero-cardenal. 
A los 30 años de edad, en el 1109, fue nombrado obispo de Marsi. Brilló en extirpar la simonía y concubinato de los eclesiásticos, restablecer la disciplina de los clérigos y en proteger y sustentar a los pobres. Fue exiliado varias veces. Dejó su diócesis cuando murió.