1 de noviembre de 2014

San BENIGNO DE DIJON. s. II?.


Martirologio Romano: En Dijón, en la Galia Lugdunense, san Benigno, venerado como presbítero y mártir.

Alrededor de su sepulcro venerado en Francia, la imaginación popular ha bordado una bonita leyenda: apóstol legendario de Borgoña. Habría sido discípulo de san Policarpo de Esmirna, que lo envió a las Galias. Desembarcó en Marsella con san Andoquio y el diácono san Tirso. Un ángel lo condujo a Autun, donde bautizó al hijo de su anfitrión, san Sinforiano. Enseguida viajó a Langres, donde bautizó a los gemelos trillizos de Capadocia: santos Eltusipo, Melasipo y Espeusipo. 
Al fin llegó a Dijon, donde el gobernador Aureliano ofrecía un sacrificio sobre el altar de Júpiter. Como se negó a participar en el rito, fue azotado con correas. Lo curó un ángel. Al día siguiente lo condujeron al templo por la fuerza y le hicieron tragar las carnes del sacrificio. Él se puso a orar y enseguida los ídolos y el holocausto se convirtieron en humo. Entonces, el gobernador ordenó que le hundieran diez leznas calentadas al rojo vivo bajo las uñas de los dedos de la mano, y que después lo encerraran en compañía de doce perros hambrientos. Seis días después se lo encontró reposando tranquilamente en una cama; un ángel lo había curado y alimentado. Los verdugos que no sabían qué hacer con un supliciado tan invulnerable, le empotraron los pies con plomo fundido en un pilón de piedra, le partieron el cuello con una barra de hierro, y por último le atravesaron el pecho con dos lanzas entrecruzadas. En el momento en el que expiró, los cristianos de Dijon vieron volar hacia el cielo una paloma blanca. Y todavía se le atribuyó un milagro póstumo. Un niño había intentado apagar y hurtar un cirio que ardía en la cripta, ante su relicario, pero surgió un dragón para evitarlo. De esta ensalada de tópicos no hay un solo hecho histórico.
Tumba de S. Benigno
No debe confundirse con otro san Benigno, obispo de Angulema, que perdió su sede episcopal por los visigodos, y a quien, por otra parte, el santo de Dijon eclipsó completamente. Los hagiógrafos no se ponen de acuerdo acerca de la época de su vida. Unos lo sitúan en el siglo II, en tiempos de Marco Aurelio, otros en el siglo III. Pero ningún texto lo menciona antes del siglo VI, y no hay la menor prueba histórica de sus "Hechos". De hecho no se sabe quien es el personaje que encierra el sepulcro de Dijon, que ha sido objeto de veneración de parte del pueblo, y que incluso el obispo Gregorio de Langres (506-539), llegó a prohibir las peregrinaciones a este sepulcro que concedía bienes y era "benigno", después de una serie de signos se decidió santificar al cuerpo que contenía este sepulcro con el nombre de Benigno, ya que había santos mártires que también se llamaban de esta manera. Patrón de Dijon.