30 de noviembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:



Santa Maura. s. III.
Muchacha martirizada en Constantinopla. Parece que puede ser una duplicación de santa Maura celebrada el 3 de Mayo.

San Mirocleto de Milán. M. c. 314. 
Martirologio Romano: En Milán, de la Liguria, san Mirocleto, obispo, del que hace memoria san Ambrosio entre los obispos fieles que le precedieron.
Obispo de Milán, fue uno de los padres de la liturgia y del canto ambrosiano. Asistió al Concilio de Roma en 313. San Ambrosio de Milán lo nombra en varios de sus escritos.

San Tudgual. M. c. 564. 
Martirologio Romano: En la Bretaña Menor, san Tugdual, apellidado “Pabu”, abad y obispo, que construyó un monasterio en la ciudad de Treguier.
Monje galés, llamado “Pabu” (padre), entre los bretones, que se trasladó a Bretaña, Francia, con su madre, hermanas y otros parientes. La lengua celta de Bretaña era facil de entender por los hablantes de galeico. Tugdual era primo del rey de Dumnonia, Deroc, y trabajó para promover la fe en los dominios de su pariente. Fue abad mitrado de Tréguier y abad de Trecor con el rey Childeberto I. Patrón de Tréguier. 
Patíbulo en York

Alejandro Crow. Beato. (1550/1-1586). 
Martirologio Romano: En la ciudad de York, también en Inglaterra, beato Alejandro Crow, presbítero y mártir, que de humilde costurero fue ordenado presbítero y, por el hecho de serlo, se le condenó al patíbulo en tiempo de la reina Isabel I
Nació posiblemente en South Douffield (Yorkshire). Era un humilde sastre. Fue ordenado presbítero. Mártir en York en tiempos de la reina Isabel I por ser sacerdote católico.

San Tadeo Liu Ruiting. (c.1780 - 1823). 
Martirologio Romano: En el lugar llamado Quxian, en la provincia de Sichuan, en China, san Tadeo Liu Ruiting, presbítero y mártir, estrangulado por odio a la fe.
Nació en Ku-Hien, China. fue ordenado sacerdote con 35 años y se dedicó a recorrer con gran ánimo y fidelidad la provincia de Zyu-Tuan, donde atendió a los fieles pastoralmente, y los animó en la persecución.
En 1821, fue arrestado por la denuncia de un cristiano que había sido corregido por otro cristiano, y así se quiso vengar. Primero fue encadenado y al sol durante todo el día y luego se le dejó varios meses en la cárcel que se viera la causa. Finalmente fue conducido a la capital de la provincia, Tcheou-Tou, donde fue juzgado y condenado a muerte por ser cristiano. Y se le reenvió a su lugar de procedencia, Ku-Hien, donde debió esperar la confirmación de su sentencia a muerte por parte del emperador.
Dos años pasó en la cárcel, años de paciencia y oración; se negó a apostatar diciendo que era sacerdote y quería ser fiel a la religión que había predicado. Llegada la confirmación imperial fue llevado junto al templo del pueblo y allí fue estrangulado en Quxian. 

Miguel Rueda Mejías y compañerosBeatos. M. 1936. 
Martirologio Romano: En el lugar llamado Paracuellos del Jarama, cerca de Madrid, en España, fueron martirizados el beato Miguel Rueda Megías, natural de Motril (Granada), que tenía 34 años de edad; y seis compañeros mártires, religiosos de la Orden de San Juan de Dios, que, esclarecidos por su testimonio cristiano, durante la cruel persecución volaron hacia el Señor por la violencia de los enemigos de la Iglesia.
Sus nombres son: beatos Diego de Cádiz (Santiago) García Molina, Nicéforo Salvador del Río, Román (Rafael) Touceda Fernández, religiosos; Arturo Donoso Murillo, Jesús Gesta de Piquer y Antonio Martínez Gil-Leonis, profesos.
Miguel nació en Motril (Granada), en el seno de una familia humilde. Venciendo la fuerte oposición familiar, en 1922, ingresó en la Orden Hospitalaria. Era de genio fuerte, pero se venció a sí mismo, manifestandose frecuentemente blando, sentimental y de alma delicada. Formó parte de varias comunidades hospitalarias del territorio español. 
Formaba parte de la comunidad de Ciempozuelos cuando fue detenido. Durante los meses de su encierro demostró gran fortaleza. Ante su martirio, "diríase que iba a algún acto de comunidad a juzgar por su contento". Mártir en Paracuellos del Jarama (Madrid). 

José López Piteira. Beato. (1913-1936). 
Nació en Arroyo Blanco (Camagüey, Cuba). Profesó como agustino en Leganés en 1929 y fue ordenado de diácono en 1935.
El 6 de agosto de 1936 fue detenido con la comunidad de El Escorial y encarcelado en la prisión de San Antón, de Madrid. Cuando le dijeron que podía hacer valer la circunstancia de haber nacido en Cuba para conseguir la libertad, contestó: “Están aquí todos ustedes que han sido mis educadores y maestros y mis superiores, ¿qué voy a hacer yo en la ciudad? Prefiero seguir la suerte de todos, y sea lo que Dios quiera”. Fue martirizado en Paracuellos de Jarama, junto con otros cincuenta religiosos agustinos, el día 30 de noviembre de 1936. 

José Otín Aguilé. Beato. (1901-1936).  
Martirologio Romano: También en Valencia, en España, beato José Otín Aguilé, presbítero de la Sociedad Salesiana y mártir, que en la misma persecución, invencible y constante en su fe, arribó al reino de los cielos.
Nació en Huesca. Muy pronto decidio ir a Campello (Alicante), para dar respuesta a su vocación salesiana. Fue ordenado sacerdote en el 1928. Con su sonrisa y su carácter atraía facilmente a los jóvenes. A parte de sus estudios en Carabanchel (Madrid), el resto de su vida lo pasó en la provincia de Alicante: Villena, Campello y Alcoy. Cuando empezó la guerra civil partió para Valencia y encontró refugio en una localidad. Se quedó allí hasta que no fue denunciado; despues desapareció y se perdió su rastro, se cree que murió mártir en Valencia.