24 de noviembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Flaviano de Recanati. s. III. 
Obispo de Recanati. Se piensa que es un desdoblamiento de san Flaviano patriarca de Constantinopla (449) que murió en el exilio. Otras tradiciones locales piensan que fue obispo de Ricina, colonia romana cuyas ruinas se encuentran en Villa Potenza al norte de Macerata. 
Parece que fue martirizado en Helvia Ricina, de donde era obispo, un 24 de noviembre, día que fue fijado para su festividad por san Claudio, obispo de la misma ciudad y del siglo IV, y que erigió en su honor la primera iglesia del lugar. La ciudad fue destruida por los godos en el siglo V-VI y sus habitantes emigraron a unos pocos kilómetros, en el territorio de la actual Recanati, donde difundieron su culto. Su culto es antiquísimo y está muy difundido en la región de las Marcas, en particular en las Provincias de Macerata y Ascoli Piceno. Sus reliquias se conservan en un sarcófago que se encuentra en la cripta del monasterio benedictino de Rambona (Tolentino). Se le venera en Ancona y es también patrón de Recanati junto a san Vito.

Santa Firmina. M. 303. 
Martirologio Romano: En Amelia en Umbría, santa Firmina, mártir
Joven mártir en Amelia (Umbría) durante la persecución de Diocleciano. La leyenda dice que su padre era prefecto de Roma, y su madre cristiana. Cuando se inició la persecución de Diocleciano, Fermina, vendió todo para ayudar a sus hermanos en religión y se retiró a Amelia, donde vivió una vida solitaria como eremita que atrajo a muchos. Esto obligó a las autoridades a tomar cartas en el asunto, pero uno de los oficiales, se enamoró de ella, y su virtud lo convirtió. En un segundo interrogatorio, con otro magistrado, fue condenada y decapitada. 

San Crisógono. M. 304.
Martirologio Romano: En Aquileia, en el territorio de Venecia, conmemoración de san Crisógono, mártir, a quien se da culto en Roma el día del aniversario de la dedicación de la iglesia cuyo título lleva su nombre.
Según la leyenda fue mártir en Aquileia con santa Anastasia de Sirmio. Le cortaron la cabeza y lo arrojaron al mar. Los griegos le consideran un megalomártir. Su nombre aparece en la Plegaria Eucarística I, y su culto sobrevive en la basílica de Roma dedicada a él, pero ha sido suprimido del calendario de la Iglesia y reducido a los calendarios locales.  

San Protasio de Milán. M. 352. 
Martirologio Romano: En Milán, de la provincia de Liguria, san Protasio, obispo, que defendió ante el emperador Constante la causa de san Atanasio y tomó parte en el Concilio de Sárdica.
Obispo de Milán (331-351). Abrazó la causa de san Atanasio de Alejandría contra los arrianos, defendiéndola eficazmente en el sínodo de Sárdica en el 343. Le sucedió san Dionisio de Milán y san Eustorgio I.   

San Romano de Blaye. M. 385. 
Martirologio Romano: En el lugar de Blaye, en el territorio de Burdeos, en Aquitania, san Romano, presbítero.
Presbítero galo-romano, discípulo de san Martín de Tours que le habría ordenado sacerdote, que convirtió a los paganos que vivían en la Gironda y murió en Blaye (Burdeos), Aquitania; parece que ejercitó una particular influencia sobre los marinos. 

San Porciano. M. c. 533/40. 
Martirologio Romano: En el territorio de Auvernia, en Aquitania, san Porciano, abad, que siendo joven esclavo buscó refugio y la libertad en un monasterio en el que se hizo monje y donde llegó a ser abad, muriendo ya de viejo, agotado por los ayunos
Esclavo que se hizo monje y fue abad de Miranda en Alvernia, Aquitania; se enfrentó al rey merovingio Thierry de Eustrasia y consiguió que liberase a sus prisioneros alverneses. Según la leyenda se libró de ser envenenado. Murió de viejo agotado por los ayunos. El monasterio y la ciudad que se desarrollaron alrededor de la abadía, se llama Saint Pourçain.   

San Colmano de Cloyne. (522-600). 
Martirologio Romano: En Cluain Uama (hoy Cloyne), de Hibernia (hoy Irlanda), san Colmano, obispo.
Nació en Cork, Irlanda, era poeta y bardo real en la corte de Cashel; cuando llegó a una edad adulta fue bautizado por san Brendano, y abrazó la vida monástica; fue ordenado sacerdote y predicó en Limerick y Cork. Fundó la iglesia de Cloyne, Irlanda, y fue ordenado su primer obispo. Patrón de la diócesis de Cloyne. Su culto fue confirmado en 1903 por León XIII o Pío X.

San Houardon. M. 650. 
Houardon fue elegido obispo de Léon, en el 635, en tiempos del papa Honorio I, del emperador Heraclio y del rey de Bretaña Hoel III. Según la leyenda fue protector y amigo (otros dicen que el padre) de san Hervé, lo llevó con dificultad y lentamente porque era ciego, al concilio de los obispos de Bretaña, reunidos en la cima del Menez Bre, para condenar al famoso tirano Conomor que había mandado asesinar a su mujer santa Trifina y a su hijo san Trémoro.
Al regreso del Concilio, Houardon le pidió a san Hervé poder también él contemplar las maravillas del cielo, como hacía él aunque fuera ciego. Así se pusieron en oración y ayuno durante tres días, hasta que los dos tuvieron la visión de ver abrirse el Cielo, y contemplar los coros de los ángeles y santos, acompañado de una bellísima melodía. 
La leyenda cuenta que los dos entonaron el cántico “Cantemus Domino” y el Cielo volvió a cerrarse, pero Houarnon tuvo dificultad en regresar a la realidad terrena. Cuando el obispo Houardon enfermó, llamó al abad san Goesnoveo, para que le administrata los últimos sacramentos y después no nombró su sucesor como obispo de Léon. Patrón de Landerneau.

San Hermógenes de Agrigento. M. 824. 
Por algunos autores es considerado el último obispo de Agrigento, antes de la conquista de los árabes de la ciudad. Parece que gobernó la ciudad con celo y doctrina.

San Alberto de Lovaina. (1166-1192). 
Martirologio Romano: En Reims, de la Galia, pasión de san Alberto de Lovaina, obispo de Lieja y mártir, que, desterrado por defender a la Iglesia, allí, en el mismo año fue ordenado y martirizado
Nació en Mont Cesar en Lovaina. Era hijo del duque de Brabante, Godofredo el Valeroso; ingresó en la vida religiosa a los 12 años, pero cuando llegó a los 21, se hizo caballero. Sus correrías en la milicia no duraron demasiado y pronto volvió a la vida religiosa. Elegido obispo y cardenal de Lieja en 1191, fue destituido por el emperador Enrique VI, que nombró a otro, que lo despojó por la violencia. Llegó a Roma, y Celestino III le confirmó en la elección. Lo mataron en 1192, en Reims, donde había sido desterrado, por tres caballeros teutones, por orden del emperador, tres meses después de que fuera confirmado. 

Bálsamo. Beato. M. 1232. 
Martirologio Romano: En el monasterio de Cava, en la Campania, beato Balsamo, abad, que en medio de las turbulencias y contradicciones de su tiempo desempeñó su cargo con sabiduría y prudencia.
Abad del monasterio de La Cava en Sicilia (1208-1232). Fue un hombre de letras que supo conquistarse el aprecio de los pontífices, y de los personajes más difíciles, como el emperador Federico II, uno de los más grandes opositores al Papado. Federico II, por simpatía a Bálsamo favoreció el monasterio de La Cava, y fue nombrado "justiciero a vida" es decir que podía imponer la pena de muerte dentro de los límites geográficos de la abadía, aunque no lo hizo, pero lo utilizó para poder recuperar los bienes que les habían sido usurpados. Además el favor imperial ahorró a la abadía los daños militares que sufrió, en aquellos años, la de Montecasino y otros centros religiosos. Gracias a esta protección se pudo conservar el precioso archivo de la abadía cavense. Juan de Capua lo describe  como "la joya del sacerdocio y la corona de los prelados".