12 de noviembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:



catedral de Vienne
San Hesiquio de Vienne. s. V.
Martirologio Romano: En Vienne en Burgundia, hoy Francia, san Hesiquio, obispo, que fue elevado a la dignidad senatorial y a la episcopal; sus hijos, que había engendrado precedentemente, fueron los santos Apolinar, obispo de Valence, y Avito, que le sucedió en la sede de Vienne
Obispo de Vienne, Francia, que fue elevado a la dignidad episcopal siendo senador; sus hijos, engendrados antes de ser obispo, fueron: san Apolinar, obispo de Valence (Francia), y san Avito, su sucesor en la sede de Vienne. 

San Macario de Mull. s. VI. 
Martirologio Romano: En la isla de Mull, en Escocia, san Macario, obispo, oriundo de Irlanda, al que se le considera discípulo de san Columba y fundador de esta Iglesia.
Macar o Macario era natural de Irlanda, fue bautizado por san Colmán y fue discípulo de san Columba en Iona; fue enviado, junto a 12 discípulos a convertir a los pictos (Escocia). Se dice que evangelizó la isla de Mull y que fue consagrado obispo antes de partir a predicar a los pictos, en el distrito actual de Aberdeen. Es muy probable que haya misionado en esa región; en todo caso, se le atribuye la fundación de la sede de Aberdeen. 
Antiguamente, en la catedral de esa Sede, solía emplearse siempre agua del «pozo de San Machar» para los bautizos.

San Cuniberto de Colonia. (590-663). 
Martirologio Romano: En Colonia, de Austrasia, san Cuniberto, obispo, que, después de las invasiones de los bárbaros, renovó en la ciudad y en todos los pueblos la vida de la Iglesia y la piedad de los fieles.
Nació en el valle del Mosela. Creció en la Corte del soberano franco Clotario II. Ordenado sacerdote fue primero archidiácono en Tréveris y después, hacia el 625, su protector, el rey Dagoberto I, lo promovió como arzobispo de Colonia. Fue primer ministro durante la minoría de edad del rey san Sigeberto III de Austrasia y uno de sus tutores; "Dio el ejemplo del compromiso cristiano en la construcción de la ciudad terrestre". Según la leyenda, él fue quién descubrió las reliquias de santa Úrsula y las once mil vírgenes. 
Por una carta de san Bonifacio de Maguncia se sabe que Cuniberto quería evangelizar Frisia, pero su interés principal era el cuidado pastoral de su diócesis, por esto en los últimos añs de su vida dejó la vida de la Corte para dedicarse completamente a sus fieles. Cuando murió, sus restos fueron sepultados en la iglesia de San Clemente que él había edificado en Colonia, y que pronto fue rebautizada con su nombre.

San Labuino.  M. c. 773. 
Martirologio Romano: En Deventer en Frisia, en la actual Holanda, san Labuino, sacerdote, que, monje llegado de Inglaterra, trabajó por anunciar a los habitantes de esta región la paz y la salvación de Cristo
Benedictino de Ripón que marchó a Holanda y participó en el trabajo misionero iniciado por  san Bonifacio. Junto a san Marcelino, trabajó durante el episcopado de san Gregorio de Utrecht y fundó la iglesia de Deventer, después siguió su apostolado entre los sajones y frisones.  
Hay una famosa representación de Labuino en el gran retablo mayor, obra de Rubens, ahora en el Museos de Bellas Artes de Bruselas, donde san Labuino, con vestiduras de obispo, sufre el martirio por extirpación de la lengua, que se da a los perros, mientras en el cielo se desata un furioso huracán que asusta a los crueles asesinos. 

José Medes Ferris. Beato. (1885-1936). 
Martirologio Romano: En la villa Alcudia de Carlet, en la región de Valencia, de España, beato José Medes Ferris, mártir, que durante la persecución contra la fe, por su valiente fidelidad, el Señor le concedió el premio eterno.
Nació en Algemesí. Casado con Purificación Esteve Martínez, no tuvieron hijos. Trabajaba en el campo. Era miembro de la Acción Católica, la Adoración Nocturna, terciario carmelita. Colaboró con el Sindicato Católico Agrícola. 
Cuando cerraron los conventos en 1936, albergó en su casa a sus hermanos Ernesto y Vicente, carmelitas, y a su hermana Natividad, cisterciense. Con ellos rezaba todos los días el rosario y se ponían en manos de Dios animándose mutuamente. En 1936, el Frente Popular, arrestó a sus tres hermanos, y José y su esposa oraron intensamente. Al día siguiente José fue detenido y llevado al monasterio cisterciense de Fons Salutis, donde estaban sus hermanos pero no pudo hablar con ellos. Fue fusilado con sus tres hermanos en Alcudia de Carlet, mientras gritaron vivas a Cristo Rey y al Sagrado Corazón. José es hasta ahora el único de los hermanos beatificado, el 11 de marzo de 2001 por san Juan Pablo II.