1 de noviembre de 2014

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Maturino de Larchant. M. 388. 
Martirologio Romano: En Larchant, ciudad del Gatinais Aquitano, san Maturino, presbítero.
Nació en Sens o en Larchant, cerca de Nemours en Gâtinais, se convirtió y fue ordenado sacerdote por Policarpo, obispo de la ciudad; él a su vez convirtió a sus padres y evangelizó la región con éxito. Fue reputado psiquiatra que tuvo como paciente a la hija del emperador Maximiliano, Teodora. Patrón de los locos; en la Edad Media, a los locos se les llamaba "maturinos". Su vida está plagada de leyendas.

San Marcelo de París. M. c. 430. 
Martirologio Romano: En París, en la Galia Lugdunense, san Marcelo, obispo.
Parece que nació en París. El joven se entregó enteramente a la práctica de la virtud y a la oración, de suerte que, según su biógrafo (san Venanzio Fortunato), parecía completamente desprendido del mundo y aun del cuerpo.
Prudencio, el arzobispo de París, viendo el carácter serio de Marcelo y los rápidos progresos que había hecho en las ciencias sagradas, le ordenó de lector y más tarde le hizo archidiácono suyo. A partir de entonces, el santo realizó, según se dice, muchos milagros. Cuando murió Prudencio, Marcelo fue elegido unánimemente para sucederle. IX Obispo de París. Se dice que, con su autoridad y sus oraciones, defendió a su grey contra las invasiones de los bárbaros. 
Según la leyenda liberó la ciudad de un dragón que estaba instalado en el féretro de una mujer adúltera, muerta sin haber tenido tiempo de arrepentirse. A la vista del obispo, el dragón, parecía que pedía perdón, y el obispo con el báculo le ordenó que no regresara. Su cuerpo fue sepultado en la catacumba de su nombre en la ribera izquierda del Sena; actualmente ese distrito es un suburbio de París y se llama Saint-Marceau. Patrón de la diócesis de París.
San Rómulo de Bourges. s. V. 
Martirologio Romano: En la ciudad de Bourges, en Aquitania, san Rómulo, presbítero y abad.
Fundó en Gordon la abadía de Saint Satur (diócesis de Bourgers) de la que sería abad.

San Magno de Milán. M. c. 525. 
Martirologio Romano: En Milán, de la Lombardía, san Magno, obispo.
XXVº arzobispo de Milán (520-525); no se sabe nada más de él, sólo que pertenecía a la familia de los Trincheri. Sus restos reposan en la basílica de San Eustorgio en Milán.

San Vigor de Bayeux. M. c. 537. 
Martirologio Romano: En Bayeux, en la Galia Lugdunense, san Vigor, obispo, discípulo de san Vedasto.
Nació en Artois, en la Francia septentrional, y vivió en la época de Childeberto I. Su padre le confió a san Vedasto de Arras para que le educase. Pero Vigor, temiendo que su padre no le permitiese ser sacerdote, huyó con otro compañero y se ocultó en el pueblecito de Ravière, cerca de Bayeux. Ambos amigos predicaron ahí e instruyeron al pueblo. Después de su ordenación, san Vigor extendió el campo de su ministerio.
El año 513, murió el obispo de Bayeux, y san Vigor fue elegido para sucederle. Viendo que algunos adoraban todavía a un ídolo de piedra en una colina de las afueras de la ciudad, el santo derribó el ídolo y construyó una iglesia en ese sitio, al que dio el nombre de Colina de la Unción. Cuando el conde Bertulfo se cayó del caballo y se rompió la nuca, el santo vio en ello un juicio de Dios, pues el conde había pretendido apoderarse de la colina.
El pueblecito de Saint-Vigueur-le Grand, en las proximidades de Bayeux, toma su nombre de san Vigor, quien construyó ahí la abadía de Cérisy la Forêt. 

San Licinio de Angers. (c. 540 - c. 616). 
Martirologio Romano: En Anjou, en Neustria, san Licinio, obispo, a quien el papa san Gregorio I Magno encomendó los monjes que se dirigían a Inglaterra.
Conde de Anjou durante el reinado de Chilperico; atraído por la vida religiosa pero preocupado también por el porvenir del condado, aceptó prometerse; cuando su futura esposa se vio súbitamente afectada por la lepra, vio en aquel acontecimiento una señal del Cielo y abandonó sus funciones para convertirse en monje en Châlonne, y en el 586, fue elegido obispo de Angers, recibiendo la ordenación de manos de san Gregorio de Tours y sucediendo a san Albino. 
Dando pruebas de una incansable devoción, iba personalmente a consolar a los enfermos y a las mujeres a punto de parir. Deseaba renunciar al cargo pero el pueblo no se lo permitió. El papa san Gregorio Magno le encomendó a los monjes que marchaban a misionar en Inglaterra. Patrón de Angers.
Altar con los restos de S. Severino

San Severino de Tívoli. M. c. 699. 
Martirologio Romano: En Tívoli, en el Lacio, san Severino, monje.
Benedictino, vivió como ermitaño en Tívoli. 

Corradino de Brescia. Beato. M. 1429. 
Nació en Bornato (Brescia), ingresó en los dominicos de Padua en el 1413 y fue nombrado prior en Bolonia. Fue detenido dos veces por haber defendido al Papa.  

Santos Juan y Jacobo. M. 344. Mártires en Persia. (Ver) 23 de octubre.