8 de noviembre de 2014

Beato JUAN DUNS ESCOTO. (c.1265 - 1308).


Martirologio Romano: En Colonia, de la Lotaringia, en Germania, beato Juan Duns Escoto, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, el cual, oriundo de Escocia, enseñó las disciplinas filosóficas y teológicas en Cantorbery, Oxford, París y, finalmente, en Colonia, como maestro preclaro de sutil ingenio y fervor admirable


Nació en Duns (Escocia), en el seno de una familia de campesinos. Ingresó en los franciscanos en el convento de Haddington, gracias a su tío Elías que era el vicario general de la provincia franciscana de Escocia. Según la tradición, su tío lo llevó más tarde al convento de Dumfries en Inglaterra, para que estudiase. Fue ordenado sacerdote en 1291 en Lincoln, después de que hubo realizado todos los estudios filosóficos y teológicos, obteniendo el grado de maestro en Artes, donde llegaría a ser profesor en el “studium” del convento. En 1293 marchó a París, y aquí estudió entre 1293 y 1297. Según las ordenaciones de entonces, para estudiar en París se requería a los alumnos poseer un gran talento, ser sanos, afables y tener dotes oratorias. El trienio siguiente nos lo encontramos en Cambridge, enseñando los cuatro libros de “Sentencias” de Pedro Lombardo. Y lo mismo hizo en Oxford en 1300 y 1301, donde comenzó a escribir su obra “Ordinatio”.
Volvió a París, pero esta vez como docente, pero tuvo que interrumpir sus clases por las disputas entre el papa Bonifacio VIII y el rey francés Felipe IV el Hermoso, a cerca de la supremacía del poder espiritual sobre todos los demás poderes. El rey convocó un concilio para dirimir este asunto, y Scoto, que estaba al lado del Papa, tuvo que abandonar Francia. Volvió a enseñar en Oxford, y al morir el papa y sucederle Benedicto IX que suavizó bastante las tensiones, Juan volvió a París donde estuvo enseñando desde 1304 a 1307. El general de la Orden franciscana le propuso que se doctorase, y así alcanzase el grado de maestro y profesor ordinario de Teología. En 1307 fue enviado a Colonia, al “studium” franciscano. Fue recibido en olor de multitudes por su fama como profesor en Oxford y París. Escribió: “Opus Oxoniense seu Ordinatio”. “Opus Parisiense”, donde hizo un comentario a las “Sentencias” de Pedro Lombardo; además cuenta entre sus escritos: los “Quodlibeta”; las “Collationes”; el “De primo principio”; los “Theoremata”, que son comentarios a  la filosofía de Aristóteles y Porfirio. Se le llamó el “Doctor Sutil”. También es llamado el “Doctor Mariano”, por su defensa de la Inmaculada Concepción, sus escritos sirvieron de base para la definición del dogma en 1854.
Falleció repentinamente en Colonia, después de una disputa con los heréticos begardos y fue enterrado en la iglesia de los franciscanos de Colonia. Se le reconoció "la fama de santidad, las virtudes y el culto "ab immemorabilis" por el papa Juan Pablo II para beatificarlo en 1993.