29 de octubre de 2014

San CAYETANO ERRICO. (1791-1860).


Martirologio Romano: En Secondigliano, cerca de Nápoles, en la Campania, san Cayetano Errico, presbítero, que fomentó los retiros espirituales y la devoción a la Eucaristía, para ganar almas para Cristo, fundando también la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

Nació en Secondigliano, Nápoles (Italia), en el seno de una familia de trabajadores. A los 14 años pidió entrar en los capuchinos y después en los redentoristas, pero fue rechazado debido a su edad. En 1808 ingresó en el seminario diocesano de Nápoles, como alumno externo porque la familia no podía mantenerlo, por ello iba todos los días al seminario a pie, a 8 kms de su casa, y esto causó la admiración de la gente que al verlo pasar exclamaban: “¡Ahí pasa san Gaetano!”. Durante el tiempo del seminario dio catequesis a los niños, visitó a los enfermos del hospital de Incurables de Nápoles a los que llevaba algún regalo con sus ahorros semanales. Fue ordenado sacerdote en 1815 en Nápoles.
Fue maestro comunal, cargo que ejerció durante 20 años con dedicación, al mismo tiempo que prestaba sus servicios pastorales en la parroquia de los Santos Cosme y Damián. Desarrolló una gran labor apostólica como predicador, confesor, director espiritual y asistencia material de los enfermos. Tuvo una intensa vida ascética y de oración. En 1818, mientras rezaba en el coro, tuvo una visión de san Alfonso María de Ligorio, que le manifestó que su destino era fundar una Congregación religiosa, y le dio como señal, la voluntad divina de que construyera una iglesia en honor de la Dolorosa en su pueblo. Casi todo el pueblo estuvo con él, pero unos pocos se mostraron hostiles ya que no querían esta iglesia, pero no lo consiguieron y el templo se innauguró en 1830.
En otra visión el Señor le manifestó que debía ser fundador de la congregración de los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y María; desde entonces los Sagrados Corazones le llevó a buscar a toda persona para llevarla al Padre en una profunda conversión a pesar de su propia vida. Con la aprobación real de 1839 nació la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones. En 1846 tuvo la aprobación del papa beato Pío IX. Fue elegido superior general. Murió en Secondigliano diciéndo a sus hijos: “Ámense mutuamente y sean observantísimos de las Reglas”. Fue canonizado el 12 de octubre de 2008 por SS. Benedicto XVI.