19 de agosto de 2015

San BARTOLOMÉ DE SIMERI. M. 1130.


Martirologio Romano: En Calabria, san Bartolomé de Simeri, presbítero y abad, que, después de haber abrazado la vida eremítica, fundó un monasterio para los griegos.

Nació en Simieri, Calabria, en el seno de una familia de la aristocracia. Pronto abandonó a su familia y se refugió con un monje llamado Cirilo de Mileto. Vivió varios años como eremita; pronto fue conocida su fama de santidad, por sus milagros y buen hacer y el eremitorio fue creciendo con nuevas vocaciones atraídos por sus fama. Fundador de los monasterios de Santa María del Sufrimiento en Rossano y San Salvador en Mesina. Organizó la vida monástica de los monjes orientales en la Italia meridional; escribió para estos un "Típico" ascético adoptando el texto de san Bartolomé el Joven; acudió varias veces a Roma para obtener privilegios para su comunidad. Acudió a Constantinopla a ver al emperador Alejo Comneno y la emperatriz Irene, de los que obtuvo algunos beneficios y dinero, luego pasó al monte Athos para reformar la vida monástica. Obtuvo del papa Pascual II, en 1105, diplomas de inmunidad para su comunidad. 
En 1125, a causa de algunas calumnias difundidas sobre su gestión del dinero para la reconstrucción de los monasterios, y sobre su su fe, fue acusado de herético, tuvo que disculparse ante el tribunal de la ciudad de Mesina, en presencia del rey Ruggero. Iba a ser condenado a muerte en la hoguera, ya que se negó a defenderse, cuando un milagro, convenció a todos de su santidad y de la culpabilidad de los monjes delatores, a los que Bartolomé pidió la gracia del perdón. Murió en su monasterio de Santa María del Sufrimiento.