18 de agosto de 2015

San ALBERTO HURTADO CRUCHAGA. (1901-1952).


Martirologio Romano: En Santiago de Chile, san Alberto Hurtado Cruchaga, presbítero de la Compañía de Jesús, que fundó una obra para que los pobres que carecen de techo y los vagabundos, sobre todo niños, pudieran encontrar un verdadero y familiar hogar

Nació en Viña del Mar en Chile, en el seno de una modesta familia. Huérfano de padre cuando tenía cuatro años, creció junto a su madre y a su hermano Miguel en casa de varios familiares en Santiago de Chile. Su madre consiguió que consiguiera una beca en el colegio de San Ignacio. Fue miembro de la Congregación Mariana. Desde los 15 años quiso ser jesuita. Esto lo acercó al padre Fernando Vives s.j., que fue su director espiritual. Como no podía dejar a su madre sola, estudió la carrera de Derecho en la Universidad Católica. Mantuvo una intensa vida espiritual y apostólica y se hizo militante del Partido Conservador. Por circunstancias de la vida el futuro de su madre quedó asegurado y se hizo jesuita. Ingresó en el noviciado en Chillan en 1923 y en 1925, hizo sus votos en Córdoba, Argentina, donde realizó el juniorado. Estudió Filosofía y el primer año de Teología en Sarriá (Barcelona) (1927-1931). La expulsión de los jesuitas durante la República española motivó que fuera enviado a Lovaina (Bélgica) en 1931, para continuar su formación. Se doctoró en Pedagogía y terminó la Teología y fue ordenado sacerdote en en 1933. Fue educador de jóvenes y servidor de los pobres; promotor de vocaciones sacerdotales y formador de laicos; fue un evangelizador y un luchador social. 
 Después de once años, regresó a Chile en 1936. Se dedicó a la enseñanza de Pedagogía en la Universidad Católica y en el Seminario Pontificio de Santiago (1936-1944) y, sobre todo, a trabajar con los jóvenes en el colegio San Ignacio, donde les enseñó a que “ser católicos significa ser sociales”. Fue nombrado consiliario de la Acción Católica chilena (1941-1944). En 1941, sacudió la conciencia nacional chilena con un libro "¿Es Chile un país católico?". Las circunstancias políticas y sociales de Chile le obligaron a renunciar a su cargo en la Acción Católica. Desde entonces se dedicó a trabajar sobre todo en el campo social. En 1944, fundó el movimiento cristiano "El Hogar de Cristo", con el fin de atender a hombres, mujeres, adolescentes, niños desamparados, obra que actualmente es una de las más importantes de Hispanoamérica. En 1947, fundó la Acción Sindical Chilena (ASICH), donde se formaban obreros para que lucharan por los derechos de clase y para construir una sociedad más justa. En 1951, creó la revista "Mensaje", para difundir la luz del Evangelio sobre temas culturales, sociales y de actualidad; hoy en día sigue siendo un punto de referencia importante de los medios de comunicación como denuncia de las injusticias. Murió de un cáncer de páncreas en Santiago de Chile, enfermedad que acogió con alegría y gran espíritu religioso. 
El Padre Hurtado fue beatificado por Juan Pablo II el 16 de octubre de 1994, y canonizado por SS Benedicto XVI el 23 de octubre de 2005. El Parlamento chileno, ha decretado que el 18 de Agosto, fecha de su muerte, sea el Día Nacional de la Solidaridad.