13 de agosto de 2015

Beatos PATRICIO O’HEALY y CONNOR O’ROURKE. Beatos. (1545 - 1579).


Martirologio Romano: En Kilmallok en Irlanda, beatos Patricio O'Healy, obispo de Mayo, y Connor O'Rourke, sacerdote, ambos de la Orden de los Hermanos Menores, condenados a muerte y conducidos al patíbulo por no esconder su sacerdocio

El rechazo del rey Enrique VIII a la autoridad papal llevó, en el 1534, a la institución de una Iglesia de Estado en Inglaterra e Irlanda. En 1560 el "Acta de Supremacía" colocó a la reina Isabel I como jefe supremo de Iglesia en Inglaterra e Irlanda. Por tanto fue un acto de traición rechazar reconocer al monarca inglés como jefe de la Iglesia y muchos católicos fueron ejecutados por su fe en ambos estados. 
Patricio nació en Dromahaire, Manda, Irlanda. Fue franciscano y educado en la Universidad de Alcalá de Henares. Parece que pasó un tiempo en Roma, y quizás fue enviado allí con cartas del rey Felipe II de España que pedía ayuda al papa Gregorio XIII para invadir Irlanda. Fue consagrado obispo de Meath (Mayo), Irlanda en el 1576. Pasó un tiempo en París donde tomó parte de las públicas discusiones en la universidad, entusiasmando a los presente con su maestría en patrística y de las controversias teológicas, así como de la filosofía de Scoto. 
En el verano de 1579, junto al padre beato Connor O'Rourke zarparon de Bretaña y llegaron a la costa de Kerry. Fueran o no conscientes, fueron vistos como parte de la fuerza de invación, compuesta de españoles e italianos, que, con James Fitzmaurice conde de Desmond, habían tomado tierra en la bahía de Smerwick. Después que el papa san Pío V hubiera excomulgado a la reina Isabel en el 1571, el conde de Desmond había estado en el continente negociando con rel Felipe II y el papa Gregorio XIII para hacer de Irlanda un reino aliado de España con Santiago, hijo ilegítimo del papa, como rey. 
Con su cohermano franciscano Connor O'Rourke, que provenía del monasterio de Breifine, fueron capturados en Askeaton y llevados a Limerick. Sir William Drury, rector del Munster y Juez de Justicia ofrecieron una promoción a Patricio si juraba fidelidad a la nueva iglesia. Ambos rechazaron el ofrecimiento, fueron procesados y condenados por traición. Ante el patíbulo el obispo Patricio exhortó a los católicos a que se mantuviesen firmes en la fe y a los cismáticos a que hicieran penitencia. Mártir en Killmollock, de Irlanda.