10 de agosto de 2015

Beatos FRANCISCO DRZEWIECKI y EDUARDO GRYZMALA. M. 1942.


Martirologio Romano: En el campo de concentración de Dachau, cercano a Munich en Alemania, beatos Francisco Drzewiecki, de la Congregación de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, y Eduardo Gryzmala, sacerdotes y mártires, que, de origen polaca, durante la devastación de la patria en tiempos de guerra fueron encarcelados en una prisión extranjera por sus perseguidores y alcanzaron a Cristo ejecutados en una cámara de gas

Francisco nació en Zduny, en los límites de Lowicz. Conoció a Don Orione en Italia, donde terminó su formación y trabajó pastoralmente en el Pequeño Cottolengo de Génova. En 1939 regresó a su Polonia natal para ayudar en la parroquia y el cottolengo de Woclawek. Sin dudas fue un llamado del Señor.
Allí lo sorprende el estallido de la guerra. Cuando el ejército alemán invade Polonia, el P. Francisco -junto a monjas orionitas- acoge a la población perseguida en las instalaciones del cottolengo.
Poco tiempo después es hecho prisionero junto a otros sacerdotes y seminaristas y conducido al campo de concentración de Dachau, donde realizaban trabajos forzosos 2500 eclesiásticos.
Una carta fechada el 13 de septiembre de 1942 y firmada por un oficial del servicio de inteligencia nazi daba cuenta de la muerte del P. Francisco.
Un compañero suyo, José Kubicki, también religiosos orionita y sobreviviente al encierro en Dachau, recuerda el último encuentro que tuvo con Francisco: "El padre Drzewiecki me dijo: '¡Adiós, José! Partimos. No te pongas triste. Nosotros hoy, tú mañana...' Y con gran calma pudo agregar: 'Nos vamos, pero ofrecemos como polacos nuestra vida por Dios, por la Iglesia y por la Patria'. Y no regresó nunca más". Murió en el campo de concentración de Dachau. 

Eduardo nació en Kolodziaz. Desde 1922 vivió en Wloclawek, donde recibió la influencia del padre Bogdanski, el organizador de los scouts en Polonia, y de Janina Zalewska, persona profundamente religiosa dedicada al trabajo social. En 1931 fue ordenado sacerdote, marchando a Roma, donde se doctoró en Derecho canónico por la universidad Gregoriana. Fue catequista en Konin, Polonia, vicario en Kalisz y en 1938 prefecto del instituto estatal de mecánica. Fue también defensor del vínculo y secretario segundo de la curia episcopal de sus diócesis. 
Al llegar la II Guerra Mundial se estableció en Aleksandrów Kujawski, nombrándole el obispo, desde su destierro, vicario general de la región septentrional de la diócesis. En 1940 fue arrestado por la Gestapo e internado en el campo de concentración de Dachau, cuyas condiciones de vida arruinaron su salud. Declarado invalido para el trabajo fue asesinado en la cámara de gas.