25 de agosto de 2015

Beata MARÍA DEL TRÁNSITO DE JESÚS SACRAMENTADO CABANILLAS. (1821-1885).


Martirologio Romano: En Córdoba, ciudad de la República Argentina, beata María del Tránsito de Jesús Sacramentado Cabanillas, virgen, que se dedicó con empeño a la formación cristiana de la infancia pobre y abandonada, fundando en ese país el Instituto de las Hermanas Misioneras de la Tercera Orden de San Francisco.

María del Tránsito Eugenia de los Dolores Cabanillas nació en la estancia de Santa Leocadia, actual Carlos Paz (Córdoba, Argentina) en el seno de una familia de origen español y que habían labrado una buena fortuna. Tras la primera educación familiar fue enviada a Córdoba para estudiar junto con su hermano menor que había ingresado en el seminario. En 1850, tras la muerte de su padre, toda la familia se trasladó a Córdoba por lo que María del Tránsito se estableció con su madre, su hermano, sus hermanas y cinco primas huérfanas en una casita situada cerca de la iglesia de San Roque, donde nuestra beata, se distinguió por su amor a la Eucaristía, y trabajó como catequista e hizo muchas obras de misericordia.
Después del fallecimiento de su madre, en 1858, ingresó en la Tercera Orden Franciscana, pero ella quería una mayor consagración a Dios. Por eso, en 1859, emitió voto de virginidad perpétua y pensó en la fundación de un Instituto para la instrucción cristiana de la infancia pobre y abandonada.
En 1873 ingresó en un monasterio de Carmelitas de Buenos Aires, pero sus fuerzas físicas flaquearon y cayó enferma y tuvo que abandonar la clausura en 1874. En este mismo año, una vez recuperada, ingresó en el convento de las religiosas de la Visitación de Montevideo, pero también enfermó unos meses después. María del Tránsito aceptó todo con encomiable resignación, abandonándose en las manos de la Divina Providencia. Volvió a emerger la idea de una fundación educativa y asistencia y con la ayuda de los franciscanos lo lleva adelante.
En 1878, obtenida la aprobación eclesiástica, fundó la Congregación de las Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas de la Argentina, agregadas a la Orden Franciscana. La nueva Congregación tuvo inmediatamente una floración de vocaciones, y se abrieron nuevos conventos. María del Tránsito murió santamente dejando un gran ejemplo de humildad y caridad. Es la primera argentina elevada a los altares.  Su Santidad Juan Pablo II la beatificó el 14 de abril del 2002, y estableció que su fiesta se celebre el 25 de agosto.