25 de agosto de 2015

Beato LUIS URBANO LANASPA. (1882-1936).


Martirologio Romano: En Valencia, de España, beato Luis Urbano Lanaspa, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que llevó a cabo una gloriosa prueba por Cristo.

Nació en Zaragoza. Cursó los primeros estudios en los Escolapios de Zaragoza. A los 14 años ingresó en el Seminario conciliar para dar comienzo los estudios de Filosofía, y ejercó de sacristán en la iglesia de las monjas dominicas de santa Inés.
Tomó el hábito de santo Domingo en 1898 en Padrón, La Coruña. Estuvo en los conventos de Corias (Asturias) y san Esteban de Salamanca. Fue ordenado sacerdote en 1906. Simultanea la carrera eclesiástica con la carrera de Ciencias Físicas obteniendo el doctorado en la Universidad central de Madrid.
En 1912, para restaurar la Provincia de Aragón, fue a Valencia en donde desplegará su actividad con la máxima competencia como predicador, profesor, escritor, director de almas y promotor de la beneficencia social.
Embarca para Santiago de Chile, Perú y Ecuador como orador sagrado del Legado Pontificio Cardenal Juan Bautista Benlloch y Vivó. Es agraciado con el título de Predicador General en la Orden y la Corona de España le otorga el título de Predicador de su Majestad. Religioso de grandes dotes oratorias, era el predicador de la Cuaresma en San Ginés, Madrid, ante los reyes de España.
Es merecedor del grado de Maestro en Teología. Entre otras publicaciones, en 1914 escribe sobre ecumenismo presentando a Santo Domingo como modelo para los ecumenistas. Fundador de las revistas “Contemporánea” y “Rosas y espinas”, para el diálogo entre ciencia y fe.   
Promueve la fundación del Colegio-Asilo San Joaquín y de la Policlínica de San Vicente Ferrer. Es muy consciente de hacer toda su obra social sólo por Dios, pues piensa y dice muchas veces que, si llega la revolución, lo matarían aplastándolo como un gusano. La tarde del domingo, 19 de julio de 1936, abandona el Convento y se aloja en el domicilio de familias amigas de la Comunidad. El día 23 se produce el primer aviso e intento de detención. Es detenido a primera hora de la tarde del día 21 de agosto. Esa misma tarde lo asesinan. Sus restos mortales en la cripta lateral del altar de Santo Domingo de la Basílica San Vicente Ferrer en Valencia. Fue beatificado el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II en la ceremonia conjunta de los 233 mártires de la persecución religiosa en Valencia.